El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Gerona ha emitido una "orden de prohibición de salida del territorio nacional" de una niña gambiana de 3 años ante la sospecha de que su madre la quiere llevar a su país para practicarle la ablación de clítoris.

La orden judicial se produce después de que el padre de la menor, también de nacionalidad gambiana y residente en Gerona, presentara una denuncia ante el juzgado en la que alertaba que temía que su mujer se quisiera llevar a la pequeña para practicarle la ablación de clítoris, una práctica ancestral africana.

Han de adoptarse todas las medidas necesarias para evitar tan brutal práctica

Para poder cumplir con efectividad la resolución judicial, el juez ordenó remitir el auto a todos los cuerpos policiales, Mossos d'Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional, además de a todos los efectivos de estos cuerpos destinados en los aeropuertos.

Tras la petición del fiscal de prohibir la salida de la menor del país por la denuncia presentada por el padre, se tomó declaración a la madre, que reconoció su intención de viajar a Gambia, aunque argumentó que el objetivo del viaje era visitar a la abuela de la niña, que se encontraba enferma.

El auto sentencia
Ante la sospecha, el juez, argumentando el contexto normativo de la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho de los niños, la Carta Europea del Niño y todas las resoluciones sobre infancia y adolescencia aprobadas por el Parlament, señala en el auto que deben adoptarse todas las medidas necesarias para evitar que las niñas que se hallan en nuestro país puedan ser sometidas a tan brutal práctica".

También añade que "la práctica de la ablación del clítoris es absolutamente inaceptable en nuestro sistema jurídico, como lo es en nuestro sistema social, y contrario a los principios que inspiran nuestra cultura y legislación".

El juez mantiene que igual que en otros supuestos análogos, existen indicios de que el verdadero motivo del viaje pueda ser la práctica de esta mutilación, y el hecho de que la práctica de la mutilación genital femenina sigue produciéndose en el país de origen de la familia "es suficiente riesgo para justificar la adopción de las medidas cautelares ordenadas".

La orden del juzgado también especifica que la niña debe ser sometida por un médico forense a un reconocimiento médico para determinar el estado de sus órganos genitales.

A pesar de que ya se habían emitido otras órdenes de prohibición de salida de menores del país, sobretodo en periodos de vacaciones, ante la sospecha de que se las pretendía mutilar el clítoris, este es un caso excepcional porque ha sido el padre el que ha dado la voz de alarma.