En verano no vivas en chanclas: usarlas de forma habitual puede causar lesiones en los pies

  • Pueden causar esguinces, dolores en el talón y el arco del pie, fracturas por estrés o la aparición de juanetes.
  • Deben ser evitadas por personas con problemas de circulación y diabéticos.
  • La chancla ideal debe tener suela gruesa de material semirrígido y debe sujetar adecuadamente el empeine y el tobillo.
Chanclas, en una imagen de archivo.
Chanclas, en una imagen de archivo.
ARCHIVO

Las chanclas, como las bicicletas, son para el verano, pero no para todo el día, todo el tiempo. En verano no debemos “vivir en chanclas” porque su uso de forma habitual podría ser "peligroso para la salud" por el "riesgo alto de lesiones" que conllevan. Lo dicen los podólogos, que aconsejan limitar su uso a playas y piscinas.

Según advierte el Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana (Icopcv), algunos de los problemas más comunes por su uso son esguinces, dolores en el talón y el arco del pie o juanetes. Además, avisa de que este tipo de calzado debe ser evitado por personas con problemas de circulación y diabéticos porque, al tener limitada la sensibilidad en los pies, podrían sufrir alguna laceración o rozadura y provocar la aparición de dolencias graves como úlceras.

Según los podólogos, al no ofrecer un soporte adecuado al pie, hay una tendencia a curvar los dedos para sujetarlas, los pasos que se dan son más pequeños y hay que realizar un esfuerzo extra al caminar, que supone tensar de forma continua músculos y tendones.

Al andar con chanclas se estira la fascia plantar causando inflamación, dolor o cansancio, y mientras que a corto plazo se podrían producir lesiones como esguinces, dolores en talones y arco del pie, a largo plazo podrían causar fracturas por estrés o, incluso, juanetes. Además, indican que es peligroso utilizarlas como calzado habitual porque incrementan el riesgo de accidentes como tropiezos o enganches al subir o bajar escaleras.

Para escoger una chancla de forma adecuada, el Colegio de Podólogos propone tener en cuenta que disponga de una suela gruesa –que esté confeccionada en un material semirrígido y de alta densidad que amortigüe los golpes de los pasos al caminar y no se doblen– y que sujete adecuadamente el empeine y el tobillo.

También aconseja que tengan la forma ergonómica del pie para adaptarse a la pisada adecuadamente y que no se compren chanclas excesivamente baratas en tiendas que no estén especializadas en calzado, porque podrían estar fabricadas con materiales poco saludables o incluso tóxicos, y provocar alergias y otros problemas en la piel.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento