Apenas el 10% de los bosques españoles tienen un sello que garantiza su correcta gestión

  • En torno a dos millones de hectáreas en España acreditan una correcta gestión.
  • En otros países europeos la superficie forestal certificada con los sellos que garantizan al consumidor la gestión correcta del espacio natural alcanza el 70%.
  • La certificación es un proceso voluntario que se está impulsando en España desde organismos públicos y privados.
El monte de El Pardo, a solo cinco kilómetros del caso urbano de Madrid, residen algunas de las especies más emblemáticas de la fauna ibérica.
El monte de El Pardo, a solo cinco kilómetros del caso urbano de Madrid, residen algunas de las especies más emblemáticas de la fauna ibérica.
Raúl Casado / EFE

La certificación forestal es un proceso voluntario. Aquellas empresas o gestores de un determinado entorno que lo deseen, pueden acreditar que cumplen unos determinados criterios de sostenibilidad. Los sellos que obtienen permiten que el consumidor sepa que el producto que está adquiriendo (madera, papel, corcho, resinas u otros derivados) se ha extraído del monte de una forma respetuosa desde un punto de vista medioambiental, social y económico.

La certificación forestal ha servido en parte para frenar la deforestación del planeta, pero también para dar un valor añadido a los productos que se extraen de los bosques y para multiplicar las oportunidades económicas de esos espacios.

Los sellos más extendidos en el mundo son el del Consejo de Manejo Forestal (FSC, en sus siglas en inglés) y el del Programa para la Comprobación de la Certificación (PEFC, en ingles), y constituyen la iniciativa más importante que se está llevando a cabo para mejorar la gestión forestal en el planeta y frenar la deforestación.

El director ejecutivo de FSC en España, Gonzalo Anguita, ha subrayado que el objetivo principal de la certificación era frenar la deforestación del planeta, y a su juicio la presión sobre los recursos que se extraen del monte va a aumentar: "La gente es más consciente del problema, y por lo tanto será una demanda saber que la procedencia de los productos forestales es siempre de fuentes sostenibles".

En España, la certificación forestal está contribuyendo a dar un valor añadido a los productos que se extraen del monte, y entidades públicas y privadas han puesto en marcha varias iniciativas para impulsar ese tipo de aprovechamientos en espacios de la red ecológica europea Natura 2000.

En la actualidad, la superficie que acredita una correcta gestión de los usos forestales en España ronda los 2 millones de hectáreas, lo que supone cerca del 10%  de la superficie arbolada, un porcentaje muy alejado de las cifras de países europeos como Alemania, Finlandia o Suecia, donde la certificación forestal llega al 70% de su superficie forestal.

Uno de los mejores ejemplos para conocer en España el significado de la certificación forestal son los Montes de Valsaín (Segovia), donde el uso racional durante siglos ha permitido no sólo generar riqueza y empleo, sino asegurar también la conservación de la masa forestal y que el lugar siga siendo el hábitat ideal para especies emblemáticas de la península, como el águila imperial, el buitre negro o la cigüeña negra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento