El incendio de las Cinco Villas ha tenido una evolución "aceptable" esta noche que ha impedido que aumentara su perímetro, que ha quedado estabilizado en unas 13.500 hectáreas arrasadas, la mitad cereal de secano y el resto pino carrasco.

En una nota de prensa, el Gobierno de Aragón informa de que alrededor de 300 personas han trabajado de forma intensa durante toda la noche para sofocar los distintos focos en que quedó fraccionado el incendio, declarado el sábado en el término de Luna y que obligó a desalojar a unas 1.500 personas de cuatro pueblos y una pedanía y a 26 ancianos de dos residencias.

Los técnicos se mantienen prudentes por las elevadas temperaturas previstas

A lo largo de la jornada del pasado domingo regresaron a sus municipios los vecinos de Farasdués, Biota y su pedanía Malpica de Arba y permanecen acogidos en Ejea de los Caballeros y Luesia los de Asín y Orés. El cambio del viento y el aumento de la humedad relativa han facilitado el trabajo durante toda la noche a los equipos terrestres.

A pesar de la evolución favorable de la noche, los técnicos se mantienen prudentes por las elevadas temperaturas previstas para este lunes y el giro del viento, según las citadas fuentes.

A partir de las nueve de la mañana está prevista una nueva reunión de los técnicos en la sede del 112 para analizar la evolución del incendio y adoptar las estrategias oportunas con la incorporación de los medios aéreos.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.