El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Jaén ha finalizado la instrucción del caso de la joven de Arquillos (Jaén) que huyó de su casa el 7 de julio de 2014 para evitar seguir padeciendo los abusos sexuales a los que ella y su hermana menor eran presuntamente sometidas por parte de la pareja de su madre. La causa ha sido remitida a la Audiencia de Jaén para que se convierta en sumario y pueda así juzgarse a las cuatro personas que el juzgado de instrucción señala como imputadas.

En concreto, el juez imputa a la madre, a la pareja de ésta y a otros dos individuos más los delitos de maltrato, amenazas, agresiones y abusos sexuales, prostitución de menores, exhibicionismo, y exhibición de material pornográfico.

Los delitos los cometieron no solo contra la joven que huyó de casa sino también contra su hermana menor que, según informaron fuentes judiciales a Europa Press, estaba sometida a las agresiones sexuales que presuntamente realizaba la pareja de su madre.

Además, en la causa aparecen otros dos vecinos más que supuestamente pagaban a la madre de la joven cantidades de entre 100 y 200 euros para que mantuviera con ellos relaciones sexuales. Sin embargo, estas dos personas han fallecido y no han podido ser imputadas en la causa.

En el auto de incoación de sumario al que ha tenido acceso Europa Press, el juez instructor recuerda que tanto la joven que huyó de su casa como su hermana fueron maltratadas y obligadas por su madre a mantener relaciones sexuales con la pareja de esta y con varios vecinos.

Todos los abusos y agresiones se producen, dice el juez, con "con el conocimiento y anuencia" de la madre que llegó a decir a su pareja y también imputado que "si alguna vez tenía falta que lo podía hacer con ella o con alguna de sus hijas, que para eso había tres mujeres en casa".

También como prueba en el procedimiento se encuentra la carta que la hermana menor remitió a sus abuelos contando los abusos y agresiones sexuales, además de relatar los malos tratos físicos que tanto ella como su hermana mayor sufrían en casa. De hecho, la joven que se fugó denunció que habitualmente recibía golpes por parte de su madre y del compañero sentimental de ésta con "gomas de mangueras, botellas o palos de fregona y escobas".

Cuando la joven huyó de su casa su idea era denunciar a su madre y a su pareja para así poner fin a las agresiones que tanto ella como su hermana venían padeciendo.

Una vez que el caso sea calificado por el Ministerio Fiscal podrá enjuiciarse por la Audiencia de Jaén.

Consulta aquí más noticias de Jaén.