El alcalde de Santiago, Martiño Noriega, ha ratificado que su gobierno y la oposición en Compostela continúan sin cerrar un acuerdo en el apartado relativo a las dedicaciones exclusivas y a las plazas de personal eventual, al tiempo que ha insistido en la vocación de Compostela Aberta de impulsar una "redimensión".

Tras la junta de gobierno, Noriega ha explicado que, por parte del grupo que dirige la capital gallega se ha añadido media dedicación exclusiva desde la última junta de portavoces y que no está dispuesto a realizar más concesiones porque ya ha "quemado todas las naves".

"Nosotros entendemos que no debemos ir más allá y, si ellos quieren pueden explorar otras posibilidades, tienen legitimidad para hacerlo", ha esgrimido Noriega, quien ha recordado, en todo caso, que la "competencia" sobre el personal eventual es de la junta de gobierno.

"La competencia es absoluta, sobre el número, la remuneración y el reparto", ha defendido, para concluir que, mientras que no haya "un espacio de acuerdo" y a la espera del pleno que se celebra el lunes, su grupo se reserva "esta posibilidad".

Plan especial

Por otra parte, Noriega ha informado de la 'addenda' por la que se reajustan las anualidades en la financiación de la redacción de la revisión del Plan Especial de Protección de la Ciudad Histórica. En su marco, aspira a garantizar la participación ciudadana e introducir criterios para la moratoria de licencias para hoteles con encanto o con la limitación de usos en el casco histórico.

Noriega ha ratificado su apuesta por la figura normativa de las "zonas de saturación" para regular "la proliferación de grandes cadenas de recuerdos e impedir que la zona histórica se convierta en un parque temático".

Frente a ello, quiere recuperar "un modelo propio que diversifique y que apueste por el comercio local", revitalizando así el casco histórico.

Conforme la toma de conocimiento de la junta de gobierno, las cantidades del plan, a partes iguales entre el Ayuntamiento y la Consellería de Medio Ambiente, quedan distribuidas a razón de 172.000 euros en 2015, 132.000 en 2016, y 85.900 euros en 2017. El total, asciende a 389.900 euros.

Casa da xuventude y conxo

A preguntas de los periodistas, el alcalde ha reiterado la decisión del Gobierno municipal de no derribar la Casa da Xuventude, medida ahora avalada por una suspensión cautelar a la espera de que se resuelva un procedimiento judicial.

En cualquier caso, ha asegurado que hay opciones para "conectar la ciudad histórica" con el parque de Belvís sin derribar el edificio y "con un menor coste". Así, ha apuntado que se hablará con la adjudicataria de las obras de derribo para buscar "la solución menos gravosa para el Ayuntamiento".

Finalmente, ha abordado la reunión mantenida con los vecinos de Conxo a propósito de las obras del paso inferior.

Una de las peticiones vecinales es la de habilitar un espacio de estacionamiento en la zona destinada al futuro centro de salud de Conxo mientras duren las obras.

Sobre este aspecto, ha explicado que habrá que constatar primero con la Consellería de Sanidade si existe esa posibilidad en un terreno ya cedido para un centro sanitario "comprometido desde 2010". "Hay que comprobar cuál es el estado de la tramitación", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.