El Instituto de Política Familiar de Baleares (IPFB) ha considerado este viernes que la derogación de la Ley de Símbolos acordada por el nuevo Govern puede suponer una "nueva politización de las aulas".

Según ha señalado en un comunicado, con esta derogación los centros escolares se convierten en espacios que podrán utilizarse "para reivindicaciones partidistas y políticas ajenas a los espacios educativos".

La entidad asegura que "muchas familias" les han traslado su preocupación por esta derogación. "Las familias no entienden que las primeras medidas de este Govern sean estas y no la decidida lucha contra el fracaso escolar y el abandono temprano que azotan a nuestra comunidad educativa y que son los primeros y principales problemas que padecemos", han declarado.

Por todo ello, el IPFB pide al Govern que garantice que los centros educativos sean unos "espacios libres de manipulaciones partidistas a la vez que se reduzca drásticamente el fracaso escolar".