La Policía Nacional ha reforzado la vigilancia en el entorno en el que se mueven los integrantes de dos clanes rivales de Linares (Jaén), después de que en la noche del jueves cuatro individuos supuestamente pertenecientes al clan de los 'Pikikis' dispararan desde un coche en marcha a otro vehículo que circulaba por la carretera linarense de Arrayanes y que cuyo interior viajaba un miembro del clan de los 'Mallarines'.

Ha sido el subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, el que ha señalado que la Policía ha extremado las medidas de seguridad y vigilancia para evitar nuevos enfrentamientos entre estos dos clanes que "se dedican a la droga y que se tienen un cariño eterno" hasta el punto, ha dicho, que "de vez en cuando se lían a tiros". El otro objetivo de este dispositivo es detener a los autores de los disparos.

No es la primera vez que los 'Pikikis' y 'Mallarines' se enfrentan a tiros en una rivalidad que arrastran desde hace años y que ha costado la vida a miembros de ambos clanes.

Mientras tanto las Policía Nacional sigue buscando a los cuatro 'Pikikis' que dispararon contra un mallarín que resultó ileso. Hasta el momento, según han informado a Europa Press fuentes policiales, se ha conseguido la identificación de tres de los presuntos responsables del tiroteo, aunque no se ha logrado la detención de ninguno de ellos.

El suceso ha tenido lugar sobre las 23,20 horas de este jueves en la carretera de Arrayanes cuando los cuatro ocupantes de un vehículo bajaron las ventanillas y con el turismo en marcha empezaron a disparar contra el ocupante de un segundo vehículo que también estaba circulando. El ocupante resultó ileso y fue él mismo el que se desplazó a la comisaría de la Policía Nacional en Linares para interponer la correspondiente denuncia.

Agentes de la Policía Científica han contado cuatro impactos de bala en el coche de la víctima y otros tres más en el entorno del barrio de Arrayanes donde se produjo el suceso, dos de ellos en la puerta metálica del IES Himilce.

La Policía Nacional baraja la hipótesis de que los autores de los disparos abandonaron el lugar al pensar que el ocupante del vehículo y blanco de su acción había fallecido.

La Policía Nacional llevaba en alerta desde hace unas dos semanas cuando los agentes detuvieron en Úbeda a un individuo vinculado con los Pikikis y que portaba en una caja de herramientas un subfusil y unos 150 cartuchos. Ya en el registro de la vivienda de esta persona localizaron también un revolver y munición.

Consulta aquí más noticias de Jaén.