La investigadora del Instituto de Análisis Económicos del CSIC Ada Ferrer ha asegurado este viernes en Santander que la crisis económica y el paro ha afectado a la felicidad de los españoles.

"No existe una persona muy pobre y muy enferma que sea feliz", ha defendido Ferrer durante su participación en uno de los cursos de la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP), en la que ha reivindicado la existencia de relación entre los datos del paro, del Producto Interior Bruto (PIB) de un país, la crisis económica y de la felicidad de sus habitantes.

De hecho, basándose en los datos de la European Social Survey, ha asegurado que, hasta 2008, "la moda (el valor más repetido en una encuesta) era de 8 sobre 10" y ese año "alcanzó su punto más bajo", existiendo una diferencia en los datos previos y posteriores a la crisis.

Así, ha mantenido que "no es verdad" que las personas se adapten a todos los ambientes y ha señalado que, de nuevo según la European Social Survey, "haber estado alguna vez desempleado es un elemento que condiciona la satisfacción del individuo", ya que "ha padecido la incertidumbre".

En su intervención este viernes en el encuentro 'La política económica en el cambio de ciclo: retos de futuro', que se ha celebrado esta semana en la UIMP de Santander, también ha incidido en que las personas que han estado alguna vez en paro o que "sólo tienen educación primaria, es menos feliz en periodo de crisis".

De este modo, ha dicho que debido a que el PIB es una de las causas externas "primordiales" del descenso de la felicidad en España, esto "demuestra que a los ciudadanos les importa el crecimiento de su país", ya que "si el PIB baja, desciende la felicidad, lo mismo que sucede a la inversa con el paro", es decir, que si desciende la tasa de parados, aumenta la felicidad.

Según ha afirmado Ferrer en su intervención, "queremos estar en la parte alta de la distribución de la renta y que no sea una distribución desigual", al tiempo que ha defendido que la felicidad es medible porque hay una "correlación positiva" entre expresiones físicas como una sonrisa y la felicidad declarada, tal y como, ha añadido, han demostrado los psicólogos.

En este sentido, ha manifestado que la felicidad tiene "poder predictivo" en materia económica porque si una persona no es feliz "se abandonan actividades que conllevan bajos niveles de satisfacción". En cuanto a su poder predictiva de las conductas, también ha indiciado que "una satisfacción baja predice el suicidio".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.