El alcalde de Ibiza, Rafael Ruiz, y el director general de Endesa en Baleares, Ernesto Bonnín, han firmado un convenio para garantizar el suministro eléctrico a las familias con menos recursos del municipio.

Según han explicado, el objetivo es facilitar y agilizar las ayudas destinadas al pago de la luz para personas en situación de vulnerabilidad económica y evitar los cortes de suministro por impago.

Desde el Consistorio se determinará el pago de la deuda en concepto de suministro de energía a los usuarios de Servicios Sociales, según las valoraciones hechas por los técnicos. Así, se abonarán las cantidades que determinen los profesionales, alertando a Endesa de esta circunstancia para que no se dé la orden de corte.

Según el Ayuntamiento, desde el momento en que la empresa reciba la comunicación, se suspenderá el corte de luz en el domicilio afectado. Las facturas energéticas que generen las familias con mayor riesgo social serán asumidas por el Ayuntamiento.

El alcalde ha agradecido la predisposición de Endesa para colaborar con la Administración y ha afirmado que es "muy importante" que los ciudadanos sepan que tienen siempre el apoyo de su Ayuntamiento, especialmente en momentos de vulnerabilidad económica.

Censo de familias sin recursos

El teniente de alcalde de Servicios Sociales, Joan Ribas, ha anunciado la puesta en marcha de un censo de familias que presenten estas necesidades en Vila.