La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares ha resuelto estimar el recurso de apelación presentado por Emaya revocando el auto dictado por el Juzgado de Instrucción número 6 de Palma y, en consecuencia, desestimando la querella presentada por Envac Iberia SA contra los miembros de su Consejo de Administración, que abandonan la situación procesal de imputados.

La actual presidenta de Emaya, Neus Truyol, quien formaba parte del Consejo de Administración en el momento en que Envac interpuso la querella, ha comunicado este viernes la resolución judicial a todos los miembros de este órgano, entonces presidido por Andreu Garau y formado por Truyol, Andreu Alcover, Jerónimo Sáiz, Carlos Aguilar, Jordi Llabrés, José Cardona, Miquel Payeras y Miguel Barceló.

Según se desprende del auto judicial, los hechos objeto de la querella interpuesta por Envac "no son constitutivos de delito, por lo que procedería a la desestimación de la querella en los términos previstos en el artículo 313 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal".

Igualmente, el auto sostiene que la querella contra Emaya aparece "como respuesta al ejercicio de la acción civil" emprendida por la empresa municipal, defendida por Garrigues, contra la UTE instaladora del sistema de recogida neumática de Palma de la que formaba parte Envac Iberia SA.

Cabe recordar que el Juzgado de Primera Instancia número 22 condenó recientemente a la UTE, integrada por Envac Iberia SA y Urbaser, al pago de 18,7 millones de euros en Emaya en concepto de daños y perjuicios por incumplimiento contractual en relación a un sistema de recogida que sólo estuvo operativo un tercio de su vida útil, estimada en 30 años.