La consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, ha rechazado este viernes las declaraciones realizadas por el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, sobre las retribuciones de los profesionales públicos en Andalucía y ha asegurado que "Andalucía no admite lecciones de los reyes de los despidos, los recortes y las privatizaciones", al tiempo que ha criticado "el uso electoralista que hace el PP de los empleados públicos".

En un comunicado, la consejera ha puesto en valor el esfuerzo que ha realizado la Junta al "optar por medidas que nos han permitido salvar 24.000 puestos de trabajo, que se hubieran perdido de haber aplicado de forma automática las medidas en materia de empleo público aprobadas por el Gobierno de Rajoy desde 2012", y ha recordado que en el conjunto de las administraciones públicas "se han perdido 300.000 puestos de trabajo".

Para rebatir las afirmaciones de Casado, la consejera de Hacienda ha recordado que "fue el Gobierno de Rajoy el que eliminó en 2012 la paga extra de diciembre, con la aprobación del Real Decreto Ley 20/2012". Y añade que, aunque los tribunales de Justicia exigieron la devolución de los 44 días devengados antes de la aprobación del Real Decreto, el "Ministerio todavía no ha habilitado ningún mecanismo de devolución para el conjunto de administraciones, ni ha puesto financiación para un problema que él mismo había generado".

Así las cosas, Montero ha explicado que en los años 2013 y 2014 se suspendió en Andalucía el abono de los complementos adicionales de las pagas extra, "obligados por la medida aprobada en el Plan de Ajuste impuesto por el Gobierno central".

No obstante, añade que en el presupuesto andaluz para 2015 se ha recuperado el abono de los complementos adicionales o equivalentes que se cobran junto a la paga extra, "y todos los empleados públicos los han percibido ya en la nómina de este pasado mes de junio". Por tanto, en Andalucía los profesionales públicos han recuperado su complemento y "sin despidos masivos".

Sin embargo, ha indicado la consejera andaluza, en el conjunto de las administraciones públicas de España "se han perdido 300.000 puestos de trabajo por efecto directo de las medidas impuestas por el Gobierno de Rajoy".

Al hilo, incide en que las comunidades gobernadas por el PP "han realizado una intensa reducción de plantillas, como Valencia, que ha despedido a 43.410 empleados públicos desde que gobierna Rajoy, un 22 por ciento de las plantillas, y Castilla-La Mancha, que ha despedido a 20.510 empleados públicos, un 21 por ciento de las plantillas".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.