La nueva consellera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, tras tomar posesión de su cargo, ha destacado como algunas de las prioridades que asumirá su departamento la aplicación de la renta mínima garantizada ya que, según ha destacado, "no un objetivo del Govern, no sólo de su Conselleria".

Otro de los retos marcados para esta legislatura, es el colectivo de las personas con problemas de salud mental que "dada la mala distribución de las competencias entre Salud y Servicios Sociales, esta materia ha estado siempre tierra de nadie", ha precisado.

Como prioridades también ha mencionado a los jóvenes extutelados "que también sufren unas carencias graves" en esta Comunidad Autónoma; el desarrollo de la Ley de Servicios Sociales "que afecta al trabajo comunitario" y, por último, la necesidad de crear nuevas plazas de residencia para personas mayores.

Sobre la necesidad de disponer de recursos suficientes para aplicar estas políticas, Santiago se ha referido al nuevo sistema de financiación que confía que esté resuelto antes de 2017.