Acoso escolar
Un grupo de jóvenes se dirige a un instituto. GTRES ONLINE

La Fiscalía de Menores de Cantabria investiga un supuesto caso de acoso escolar a un alumno de 15 años de un instituto de Torrelavega, que está recibiendo tratamiento psiquiátrico y ha tenido que ausentarse de las clases por la actitud hacia él de un grupo de diez compañeras.

La investigación se inició tras la denuncia presentada por la familia del menor en la comisaría de Policía de Torrelavega, en la que se habla de "agresiones, vejaciones e insultos" hacia este menor por parte de un grupo de compañeras de su centro escolar: el instituto Miguel Herrero.

Fuentes de la familia del joven han explicado que los episodios que ha vivido el chico le han llevado a "una situación de ansiedad" y a tener "ataques de pánico" y "un trastorno ansioso-depresivo", que le obliga a tomar medicación y recibir atención psiquiátrica, además de que el joven ha dejado de acudir al instituto desde hace varias semanas.

Los padres del menor han solicitado la adopción urgente de medidas de protección para el menor dadas las "actitudes agresivas" del grupo de chicas, que tienen entre 15 y 17 años, además de que se apliquen "medidas disciplinarias", ya que han asegurado que algunas tienen antecedentes por otros supuestos acosos anteriores.

La familia, a través de su abogado, ha denunciado la "pasividad" de la dirección del centro que, en su opinión, ha omitido el deber de informar en diversas ocasiones y no ha adoptado ninguna medida para proteger al joven, salvo la de "aislarle en un despacho".

Desde finales de 2014

En la denuncia ante la Fiscalía, los padres señalan que el acoso hacia su hijo se produce desde finales de 2014, cuando recriminó al grupo de compañeras su comportamiento con otro alumno del centro.

La familia también relata que las situaciones de acoso "se han intensificado" desde finales del pasado abril, cuando se presentó la denuncia ante la Policía, lo que ha obligado al menor de dejar de acudir a clase y a que los médicos aconsejen una posible evaluación domiciliaria hasta que se solucione el problema.

En las últimas semanas, el joven ha sido trasladado en dos ocasiones a centros sanitarios con taquicardias y ataques de pánico, según explica su familia. Sus padres consideran que ante estos hechos la dirección del centro escolar no ha defendido a su hijo, no ha valorado lo que ha ocurrido y no ha aplicado los protocolos que establece la Consejería de Educación para este tipo de casos.

La directora del instituto, Raquel López Alonso, ha asegurado que el centro ha adoptado "todas las medidas educativas" que están en sus manos para proteger a los alumnos implicados en esta situación, tanto al agredido como a las supuestas agresoras.

Además, ha afirmado que se "ha actuado inmediatamente", nada más conocer los hechos denunciados por la familia, y se han aplicado los protocolos existentes para este tipo de casos, además de poner en caso en conocimiento a la Consejería de Educación, con la que se trabaja de "forma coordinada".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.