La bailaora y coreógrafa Sara Baras ha agotado las entradas de su espectáculo Voces que se representará estos viernes y sábado en el Teatro Cuyás de Las Palmas de Gran Canaria, una representación que está basada en "el regalo que nos hacen los maestros", ya que se trata de un repaso por los principales artistas del flamenco.

"Estoy contentísima de estar aquí. Esta tierra me encanta y hacía mucho que no venía. Al entrar [al recinto teatral] he visto el 'Agotado' y me llena de orgullo sentir que el público está con muchas ganas de oír nuestras 'Voces'", manifestó este viernes durante una rueda de prensa.

Por su parte, el espectáculo es el homenaje de la polifacética artista a otras personalidades del flamenco que le han influido en su vida y su carrera: Paco de Lucía, Camarón de la Isla, Antonio Gades, Enrique Morente, Moraíto o Carmen Amaya, entre otros.

En 'Voces', Sara Baras cuenta con José Serrano como artista invitado y con la música dirigida y creada por Keko Baldomero, además de siete músicos en directo, colaboraciones especiales de Carlos Herrera, 'Chaboli' y Sergio Monroy; y un cuerpo de baile de cinco personas.

Asimismo, bajo un formato tradicional, el espectáculo tiene un pequeño hilo argumental, que son las voces de los maestros, y hace un recorrido de palos del flamenco en el que "el riesgo del 'artista solo' está muy presente".

"El sentimiento está por encima de todo lo que estudiamos, y eso lo convierte en algo positivo. Estas 'Voces' contagian al público de una manera preciosa porque salimos todos con una sonrisa", declaró Baras.

Lo que comenzó como algo "triste" pasó a ser algo "positivo"

La gaditana comentó que la pieza nace de un momento "muy triste", como es el fallecimiento de Paco de Lucía, pero que, al mismo tiempo, se ha convertido en una función con una energía "muy positiva y alegre".

La artista explicó que cuando murió Paco de Lucía, se vio en una situación en la que casi no podía levantar el telón de su espectáculo 'La Pepa' porque le era "imposible escuchar la guitarra".

"Pero aquí había un elemento con el que yo nunca me había encontrado tan cerca. Con Paco [el dolor] ha sido personal pero también ha sido una pérdida bestial para el flamenco. Estos maestros han dejado un hueco muy grande porque se han ido muy pronto".

Agregó aquí que aunque empezó como algo triste, a medida que iban haciendo el espectáculo e iban escuchando las voces de los diferentes artistas, la representación comenzó a "darse la vuelta".

"Realmente es un espectáculo alegre, con una energía muy positiva y con un regalo que nos hacen los maestros. Nos sentimos arropados y que los que nos han arropado nos han transmitido por encima de todo la honestidad y la honradez de hacer las cosas 100% con el corazón y entregados", comentó.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.