El precio de la matrícula universitaria entre el curso 2008-2009 y el 2013-2014 ha subido un 10%, el tercer menor incremento por comunidades tras Galicia, con un aumento de más del 5,1 por ciento del 2008 al 2013 y Andalucía, donde ascendió más de un 9,7 por ciento, según recoge el estudio 'La Universidad Española en Cifras 2013-2014' que ha presentado este viernes la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).

Además, Cantabria también es la tercera comunidad donde menos esfuerzo económico se necesita para el pago de matrículas, correspondiente a una inversión del 3,8% de la renta per capita.

A ello también contribuye el hecho de que Cantabria es la comunidad donde menos se han rebajado la cuantía media de ayuda por curso, con un retroceso del 1,97%.

En España, el precio de la matrícula universitaria en Cataluña, la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana ha registrado un incremento de más del doble entre el curso 2008-2009 y el 2013-2014.

En esta línea, el informe revela que "todas las regiones han incrementado sus precios públicos universitarios, pero lo hacen con una intensidad dispar". Así, Cataluña, con un incremento superior al 158,4 por ciento del año 2008 al 2013; Madrid, con más del 117,3 por ciento; y la Comunidad Valenciana, con más del 93,9 por ciento, se sitúan como las regiones donde más han incrementado los precios, frente a Galicia, con una subida de más del 5,1 por ciento del 2008 al 2013; Andalucía, donde ascendió más de un 9,7 por ciento; y Cantabria, en un 10 por ciento, con menores subidas en la cuantía de la matrícula.

Una de las consecuencias de la subida de los precios públicos es, según indica el estudio, el impacto directo sobre la renta familiar y el esfuerzo económico que conlleva. Por regiones, Cataluña realiza un mayor esfuerzo sobre su renta per cápita, destinando el 7,5 por ciento al pago de las matrículas, seguida de Castilla y León, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana (destinan un 6,3 por ciento) y Extremadura (el 5,9 por ciento). En el lado opuesto se encuentran País Vasco, que invierte el 3,4 por ciento de la renta per cápita en el pago de las matrículas, seguido de Galicia (3,5 por ciento) y Cantabria (3,8 por ciento).

En términos generales, España se encuentra entre los países con los niveles de precios públicos universitarios más altos de la Unión Europea un importe anual de las matrículas de grado de 1.257 euros en el curso 2013-2014, sólo superado por Reino Unido (4.409 euros), Irlanda (2.500 euros) e Italia (1.300 euros).

Más ayudas a estudiantes,

Pero con cuantías más bajas

Por otro lado, el documento señala el incremento, en un 41,12 por ciento, del número de becas y ayudas destinado a universitarios en el curso 2013-2014 respecto a 2008-2009, al tiempo que muestra el descenso de la cuantía media de ayuda por alumno. Así, subraya que durante el curso 2013-2014 el importe de las becas para las universidades públicas presenciales se situaba en 2.562 euros, lo que supone un retroceso hasta niveles de 2004-2005.

Por Comunidades Autónomas, el estudio revela que las regiones con mayores caídas en la cuantía media por alumno en el curso 2013-2014 respecto al 2008-2009 son Galicia, con un descenso del 21,32 por ciento; Andalucía, con una reducción del 21,13 por ciento; y Murcia, con un 19,25 por ciento menos. En el lado contrario se situan Cantabria, con una bajada del 1,97 por ciento; la Comunidad Valenciana, con una disminución de las ayudas del 6,11 por ciento; y la Comunidad de Madrid, con el 6,58 por ciento, como las regiones que han experimentado reducciones menores.

Respecto a los ingresos estructurales de las universidades, el texto refleja que mientras que la financiación autonómica sufrió una reducción de 1.082 millones de euros en el año 2013 respecto a 2010 (un 16 por ciento menos), la cuantía de los precios públicos que tienen que costear los propios estudiantes se incrementó en 422 millones (un 36,3 por ciento más) en el mismo periodo.

En este punto, se distingue también una "enorme" disparidad regional en la financiación estructural que va desde la caída del 41,3 por ciento en la financiación de Castilla- La Mancha, hasta el incremento del 5 por ciento en Asturias y del 1,4 por ciento en Andalucía —únicas regiones que incrementan la financiación estructural entre 2010 y 2013—.

País vasco,

La rioja y navarra,

Destinan más recursos por estudiante

El documento evidencia también las diferencias entre regiones respecto a los recursos que destinan las universidades públicas para hacer frente a los servicios universitarios esenciales —las enseñanzas superiores oficiales y la investigación—. De esta forma, País Vasco (8.769 euros por alumno), La Rioja (8.568 euros) y La Comunidad Foradl de Navarra (8.160 euros) destacan como las comunidades que disponen de mayores recursos por estudiante; frente a Castilla-La Mancha (4.930 euros), Islas Baleares (5.194 euros) y Extremadura (5.487 euros).

Desde el punto de vista de los resultados en I+D+i, expone que las universidades españolas han experimentado algunas mejoras en distintos indicadores, a pesar de la caída de la inversión para estas partidas. Así, entre los años 2008 y 2012 la producción científica española ha crecido un 40,1 por ciento y en ese mismo periodo la reducción de la financiación de la actividad investigadora ha sido constante, hasta alcanzar una caída superior al 32 por ciento.

Aumenta la demanda de másteres entre 2008 Y 2013

Además, el informe señala las diferencias entre la demanda de estudios de grado, con un aumento del 2,38 por ciento entre 2008 y 2013; y los másteres, con un incremento del 138,11 por ciento en el mismo periodo.

En cuanto a las carreras preferidas por los alumnos —un 53,2 por ciento mujeres y un 46,8 por ciento hombres— de nuevo ingreso en el curso 2013-2014 figuran Administración y Dirección de Empresas (8,12 por ciento) Derecho (6,45 por ciento) y Educación Primaria (6,38 por ciento).

Asimismo, apunta a las titulaciones de Ciencias de la Salud como las de mayor atracción para los alumnos con "mejores notas", pues el 88,07 por ciento los estudiantes que acceden a los estudios de Medicina, tienen una calificación superior al 7,5. En total, indica que seis titulaciones de la rama Ciencias de la Salud están entre las 13 que atraen a los mejores alumnos junto con cuatro de la rama de Arquitectura e Ingeniería.

En este sentido, recoge que las comunidades con mayores porcentajes de alumnos de nuevo ingreso con mejores notas por encima de la media son, en las universidades públicas, País Vasco (72,38 por ciento), Aragón (65,44 por ciento), Galicia (56,92 por ciento), Cataluña (47,03 por ciento), Comunidad Valenciana (38,07 por ciento) y Región de Murcia (37,14 por ciento); mientras que en la parte privada se imponen la Comunidad Foral de Navarra (44,98 por ciento), la Comunidad Autónoma Vasca (29,37 por ciento), la Comunidad de Madrid (23,23 por ciento) y la Comunidad Valenciana (15,47 por ciento).

Atendiendo a la oferta de las enseñanzas universitarias, el documento revela que los estudios de grado en las universidades presenciales españolas se ha reducido un 3,5 por ciento desde el curso 2008-2009; así como los doctorados, que también han experimentado una caída del 14 por ciento en el conjunto de las universidades públicas. En el lado contrario, destaca el incremento de la oferta de enseñanzas de postgrado (másteres oficiales) del 47,9 por ciento en el mismo periodo.

Por último, recuerda que el rendimiento académico —créditos aprobados por créditos matriculados— de los estudiantes de grado respecto a los alumnos de los antiguos títulos de ciclo, ha mejorado en un 21,7 por ciento desde la implantación de las nuevas titulaciones adaptadas al Espacio Europeo de Educación Superior.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.