El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha afirmado que la crisis social "aún está muy lejos de haber pasado" y, tras asegurar que la pobreza y la ausencia de bienestar ha aumentado en los últimos años en Euskadi, ha defendido ampliar, "en la medida de lo posible", la política de garantía de ingresos que, además, también tiene "positivos" efectos económicos".

Urkullu ha realizado estas manifestaciones en la Universidad de Deusto en Bilbao, donde ha participado en la inauguración del Congreso y Asamblea europea de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social-EAPN, que también ha contado con la presencia del rector, José María Guibert, la directora de Servicios a la Familia del ministerio de Salud, Salomé Adroher, la representante de la Comisión Europea Susanne Conze, el consejero de Empleo, Ángel Toña, y el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto.

En su intervención, Urkullu ha subrayado que el impacto social de la crisis económica ha sido "muy superior" a lo que cabía esperar. En concreto, ha destacado que la caída del empleo de los años 2012 y 2013, "en paralelo a la aplicación de la reforma laboral", ha tenido unas consecuencias "muy duras" en una Euskadi que había sido capaz de mantenerse "como excepción en el contexto de los países del sur de Europa".

Crisis social

En este sentido, ha apuntado que, a pesar de que el inicio de la recuperación económica es "un hecho", la crisis social "aún está muy lejos de haber pasado" y se sigue viviendo la "parte más dura de las consecuencias de la recesión".

"El estancamiento o la caída de salarios de una parte de la población trabajadora es una realidad, pero más grave aún resulta el deterioro de la situación de las personas desempleadas", ha añadido.

Urkullu ha aludido a "creciente" exclusión del mercado de trabajo y ha señalado que un dato que evidencia la "mayor profundidad social de la crisis es que un 88% de la población desempleada en Euskadi tiene más de 25 años y alrededor de dos tercios tienen responsabilidades directas en el mantenimiento de su hogar.

Por lo tanto, ha manifestado que una visión "realista" muestra que las situaciones de pobreza y de ausencia de bienestar en Euskadi "han aumentado en los últimos años". En concreto, el impacto de la pobreza real ha pasado del 4,2% al 5,9% de 2008 a 2014 y la tasa de bienestar del 8,2% al 11,5%.

"estrategia de país"

No obstante, ha afirmado que Euskadi también ha logrado "mantener gran parte de la prosperidad" y un factor que ha contribuido a "mitigar las consecuencias sociales más extremas" del incremento de la pobreza y de la desigualdad ha sido el sistema vasco de garantía de ingresos, puesto en marcha hace 25 años y que denomina "estrategia de País".

A su juicio, este sistema ha contribuido a limitar "de forma significativa" el impacto de la crisis en Euskadi respecto al entorno, ya que, mientras que Euskadi tiene una tasa del 3% de umbral de pobreza grave frente al 10,6% del conjunto del Estado.

Urkullu ha indicado que la Política de Garantía de Ingresos en Euskadi no se diseñó únicamente para garantizar a corto plazo el acceso a unos recursos mínimos y evitar las situaciones de pobreza, sino que busca "preservar a largo plazo la estabilidad económica de la población vasca".

Precisamente, ha señalado que es en ese punto en el que ha tenido "más éxito" y ha asegurado que la "inversión social" ha ofrecido un "rendimiento económico". En concreto, ha apuntado que la población en hogares vascos que no dispone de ahorros ha pasado del 42,7% en 1996 al 21,8% en 2014 y Euskadi es la comunidad autónoma con el nivel de renta neta per cápita más elevado del Estado. Por lo tanto, ha concluido que la contribución del sistema vasco de garantía de ingresos a la estabilidad social ha tenido también "positivos efectos económicos".

Urkullu cree que la política de garantía de ingresos debe ser defendida y, "en la medida de lo posible, ampliada" y, tras recordar que siempre contó en Euskadi con "un muy amplio nivel de consenso" que hoy "se encuentra en riego, pero esperamos que no por mucho tiempo".

"El Gobierno vasco trabaja para reconstruir los puentes y, de hecho, hemos alcanzado ya un amplio consenso en torno a la cartera de servicios sociales, aplicando una mirada de futuro tan solidaria como realista", ha indicado.

Urkullu, que ha añadido que el compromiso del Ejecutivo contra la pobreza es "total" y seguirá trabajando "con las dos manos" para sostener a "los que han caído" durante la crisis y apostar por los nuevos sectores.

Por último, ha manifestado que el compromiso del Gobierno vasco contra la pobreza es "total" y también requiere de una apuesta por el futuro económico del país. Por ello, ha señalado que van a seguir trabajando "con las dos manos" para mantener su esfuerzo para luchar contra la pobreza y sostener a los que "han caído en la crisis" y también para apostar por los nuevos sectores, el estímulo, la inversión y el crecimiento.

ABURTO

El acto de inauguración también ha contado con la intervención del alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, quien ha apuntado a la pobreza como uno de los problemas "más graves" y ha indicado que, si somos una sociedad civilizada, no se puede estar "quieto ante las injusticias".

En este sentido, ha puesto en valor el sistema de protección social en Euskadi, aunque cree que tiene "margen de mejora", y ha indicado que el compromiso del país con los "más vulnerables" es "claro y decidido" al igual que el suyo como alcalde para que "nadie se quede atrás".

El alcalde ha criticado a quienes cuestionan este sistema de protección social y ha apelado a evitar los "cliches" que llevan al racismo y xenofobia. A su juicio, lo que es "insostenible e indecente" es que la pobreza siga existiendo, algo que nos debería "hacer sonrojar".

En este sentido, tras defender también el trabajo con derechos, ha apelado a que todos nos convirtamos en "albañiles de la solidaridad". Aburto ha afirmado que la economía tiene que estar al servicio de las personas y no que las personas acaben convirtiéndose en "esclavas de un sistema".

Por su parte, el presidente de EAPN, Sergio Aires, ha elogiado el sistema de protección social de Euskadi, donde se ve "como una inversión y un motor para la economía", en lugar de "un enemigo".

Aires, que ha querido mandar su solidaridad con los griegos, ha indicado que hay que analizar las causas de la pobrezas y "no quedarnos ciegos por las consecuencias". A su juicio, se debe a un modelo "equivocado en el desarrollo de la sociedad". "No hay una estrategia y seguimos ciegos en esta carrera hacia el desastre", ha apuntado.

El responsable de EAPN cree que la Unión Europa no da respuesta a la situación de pobreza de millones de ciudadanos y no ven "ningún deseo político" de modificar esta situación. "Grecia es un ejemplo de todo esto", ha añadido. Entres las medidas que, a su juicio, se deberían adoptar sería establecer un impuesto específico sobre transacciones financieras, cerrar todos los paraísos fiscales o parar la privatización de servicios públicos.

La representante de la Comision Europea, Susanne Conze, ha indicado que se vive un "momento muy difícil" en Europa y ha apelado a eliminar la brecha entre países para "proteger los derechos de las personas". Tras subrayar la importancia de las entidades de la sociedad civil, ha indicado que hay posibilidades de avanzar hacia una mayor cohesión social.

Por su parte, la directora de Servicios a la Familia del ministerio de Salud, Salomé Adroher, ha destacado la importancia de "escuchar" a las personas en exclusión para diseñar las políticas y el rector de la Universidad de Deusto, José María Guibert, ha afirmado que la lucha contra la pobreza debe ser "parte central de la política de un Gobierno".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.