"Comienza un tiempo nuevo en Baleares, con un gobierno que tiene una hoja de ruta clara, preparado para gobernar, con personas que conocen bien su materia, abiertas a escuchar y con experiencia", son las primera palabras del breve discurso que ha ofrecido la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, tras la toma de posesión de los consellers que forman parte de su Ejecutivo.

Armengol ha lanzado un mensaje de esperanza a la ciudadanía: "Las cosas no cambiarán mañana, pero cambiarán más pronto de lo esperan", ha señalado en su intervención en el patio del Consolat de Mar, sede del gobierno autonómico, donde ha tenido lugar el acto.

La presidenta balear les ha dicho a los nuevos conseller: "Voy a desearos suerte, pero todos sabemos que lo que no tendremos es tiempo. El motivo es que la ciudadanía ha elevado su exigencia, tiene muchas expectativas en este Govern, no pedirá menos que la excelencia".

"Debemos ser consciente de los deseos de la gente, esto se conseguirá trabajando mucho, y respetando la bandera del diálogo, del consenso y de los acuerdos", ha agregado Armengol en su discurso.

Por este motivo, ha indicado que "hay que tomar decisiones desde el primer minuto, porque la ciudadanía no puede esperar".

"Ni quien ahora está a punto de perder la casa, ni los pensionistas que tiene que mantener a sus hijos o nietos con su paga, pueden esperar", ha argumentado Armengol, quien ha insistido en que la ciudadanía "quiere soluciones ya a sus problemas".

Después de la toma de posesión, el Ejecutivo ha celebrando su primer Consell de Govern, y luego tendrá lugar el tradicional traspaso de carteras de las distintas consellerias.