El candidato a la Presidencia del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha afirmado este viernes, en la segunda jornada de la sesión plenaria de investidura de las Cortes autonómicas, que la "estabilidad social" es "un bien político superior".

Lambán ha dialogado con el portavoz del grupo popular, Roberto Bermúdez de Castro, ante quien ha aseverado que buena parte de las medidas que quiere desarrollar pueden ser objeto de "grandes pactos".

Ha negado cualquier "radicalización" del PSOE, aseverando que este partido sigue el centro-izquierda moderado y ha ironizado al afirmar que el PP está "tan a la derecha que creen que la moderación es igual a la FAI".

Además, Javier Lambán ha rechazado la gestión realizada por el Gobierno saliente de Luisa Fernanda Rudi, afirmando que la "herencia" que le deja es como "una losa absolutamente insoportable".

Ha subrayado que su partido "no se ha movido ni un centímetro de su posición tradicional, socialdemócrata y europeísta" que se fundamenta en la defensa de la economía social de mercado, la democracia representativa y el Estado del Bienestar.

"Es fundamental que cuidemos al máximo las cosas que decimos porque la gente se siente estafada por los políticos hace tiempo y no tolera que un partido gane las elecciones diciendo que va a bajar los impuestos y los suba todos", ha opinado.

Lambán ha dicho que si combatir la brecha salarial de género es radical "yo soy radical", igual que rechazar que haya 50.000 aragoneses con salarios de 400 euros o no querer que haya una sola familia sin ingresos.

Ha reiterado que los pactos de investidura que ha suscrito con Podemos, CHA e IU "no tienen otro objeto que combatir la pobreza y reconstruir los servicios públicos". "Yo a esto no lo llamaría radicalidad, lo llamaría decencia", la "base del acuerdo" suscrito por la izquierda.

Tras las elecciones del 24 de mayo, ha dicho Lambán, había dos posibilidades, un cuatripartito de izquierdas o un tripartito de derechas y la presidenta Luisa Fernanda Rudi "dejó el campo libre" para que los socialistas articularan su mayoría.

Lambán ha dicho que si el PSOE renunciara a formar Gobierno "estaríamos defraudando a los ciudadanos", añadiendo que "lo que ha ocurrido es absolutamente normal".

"INCÓGNITAS"

Ha reconocido que "nunca la estabilidad política ha estado condicionada por más incógnitas y más avatares que puedan surgir en un camino que es nuevo para nosotros, pero también nuevo para ustedes" porque "se han acabado las estabilidades políticas blindadas y cerradas".

El candidato ha señalado que "con los pactos cerrados se gobierna más tranquilo" pero "se toma el Parlamento como un mero trámite" y con los pactos firmados "se pone a prueba más la responsabilidad de los suscribientes" que estará relacionada con la capacidad de pactar.

"Es absolutamente fundamental ir consiguiendo de manera progresiva la estabilidad política", ha dicho Lambán, quien está convencido de que se alcanzará.

Ha echado en cara el acuerdo del PP con el PAR en la DPT, por el que los aragonesistas han obtenido la Presidencia, señalando que los populares "han preferido perder dignidad política antes de arriesgarse a que el PSOE pudiera participar en el Gobierno con el PAR".

Ha recordado que el PSOE presentó varias iniciativas legislativas en la legislatura pasada que fueron rechazadas y ha tildado de "propuesta trampa" la oferta del Gobierno de Rudi de pactar los Presupuestos de 2013.

"Quiero llegar a acuerdos con toda la sociedad aragonesa y me importa mucho el PP" cuyos diputados "no son menos que nadie, pero tampoco son más que nadie", ha asegurado.

La renta básica, "APLICABLE"

Ha insistido en que la prioridad de su Gobierno será combatir la pobreza y reconstruir el Estado del Bienestar aplicando para ello "todos los recursos". Ha advertido de que su Ejecutivo no construirá "un solo kilómetro de carreteras" mientras haya una familia que no tenga un ingreso mínimo para sobrevivir. Ha calculado que el aumento del IAI y el pago de la nueva renta social básica, "perfectamente aplicable", costarán entre 90 y 100 millones de euros.

Ha recordado que se comprometió en campaña electoral a modificar la estructura fiscal de Aragón y a reiterado su apoyo al impuesto sobre las compañías hidroeléctricas, que "no va a determinar" el coste de la energía, considerando que es necesario poner "coto" a "un sector que ha campado demasiado a su aire".

También ha dicho que no tiene intención de crear una banca pública, sino una agencia que proporcione crédito público, como en Andalucía. Por otra parte, ha rechazado la LOMCE y ha subrayado su compromiso con el Pacto del Agua, al igual que con los regadíos y el sector de la nieve.

Respecto a la Administración local, ha considerado que las diputaciones deben dedicarse a prestar servicios a los ayuntamientos y las comarcas deben tender a ser "agrupaciones voluntarias" de ayuntamientos.

FISCALIDAD

Javier Lambán ha reconocido que "la financiación va a ser un problema de este Gobierno" y ha pronosticado que en 2015 y 2016 los ingresos evolucionarán de forma positiva, sin que ello solucione el problema dado el desequilibrio fiscal.

La solución provendrá del cambio en el Ministerio de Hacienda, ha considerado, añadiendo que los socialistas no están dispuestos a "seguir soportando que, como consecuencia del error de no acogerse al FLA ahora paguemos las consecuencias porque el Gobierno —de España—trata mejor siempre a las comunidades que se acogieron que a las que no lo hicieron".

El candidato ha apostado por negociar "de arriba abajo" el reparto del déficit entre las regiones y el Estado porque la Administración General del Estado "no se aprieta el cinturón y se lo hace apretar de manera injusta a las comunidades", lo cual "es un castigo al Estado del Bienestar". Ha apostado por revisar el sistema de financiación autonómica.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.