El presidente electo de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se ha comprometido a apuntalar el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, "que ya es muy importante", pero que "lo tiene que ser aún más para Almagro, para Ciudad Real y para Castilla-La Mancha".

García-Page, que ha participado este jueves en la inauguración del Festival, se ha mostrado "muy satisfecho" de que su primer acto público como nuevo presidente regional haya tenido a Almagro y a su festival de Teatro como escenario, y ha recordado, además, que se trataba del cumplimiento de un compromiso que adquirió en campaña.

Acompañado por el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle; por el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero; y por el alcalde de la localidad, ha dicho que el que hoy es alcalde de Almagro le pidió que viniera si él ganaba y yo era presidente de Castilla-La Mancha "y aquí estoy hoy". "Él como alcalde y yo como presidente", ha dicho.

En cualquier caso, ha querido poner en valor la trayectoria de un certamen "que ha sobrevivido a crisis y a cambios de gobierno, y que tiene una solidez muy importante".

Por este motivo, por la importancia cultural, pero también turística y económica, que tiene, ha adelantado que hablará en poco tiempo con el secretario de Estado de Cultura para demostrar el interés del Gobierno de Castilla-La Mancha "para apuntalar el Festival de Almagro y para que su futuro sea aún mucho más importante" de lo que ya es su presente.