El Juzgado de lo Penal 1 Bis de Albacete juzgará este viernes, día 3, a unos padres que practicaron a su hijo una circuncisión clandestina, hechos por los que se enfrentan a 20 meses de prisión cada uno y a indemnizar al joven de forma conjunta en 9.900 euros.

El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, recoge que, en el verano de 2008, los acusados, mayores de edad, de nacionalidad búlgara y sin antecedentes penales, en su condición de padre y madre de un niño de siete años de edad, decidieron practicarle una circuncisión, según la costumbre de su país de origen.

Sin embargo, omitieron cualquier medida de protección para el menor, y tampoco acudieron a un centro médico para practicar la intervención o consultar a un profesional, dada la naturaleza de la intervención y el riesgo que podía entrañar para el niño.

Por contra, encomendaron esta operación a otro ciudadano búlgaro que no ha sido identificado y al que conocieron en un bar de una localidad murciana, donde se ofreció para realizar esta operación.

Así, conforme a lo convenido con éste, el compatriota se personó a la 1 de la madrugada el 27 de julio de 2008 en el domicilio de los acusados, en Tobarra (Albacete) y éstos, sin cerciorarse de que el hombre tuviera los conocimientos necesarios, permitieron que le practicara la circuncisión a su hijo.

El supuesto médico utilizó un spray y una navaja que él mismo llevaba. Como consecuencia de la intervención, el menor sufrió lesiones postquirúrgicas de las que tardó en curar 60 días y para las que necesitó tratamiento médico.

De ellos, ocho días estuvo hospitalizado y 22 estuvo impedido para sus ocupaciones habituales, además de que le ha quedado como secuela una cicatriz e hipersensibilidad.

Consulta aquí más noticias de Albacete.