Mémora, el primer grupo en España de servicios funerarios y gestión de tanatorios, crematorios y cementerios, ha analizado este jueves en una conferencia en Girona los retos y el papel de la familia, de médicos y enfermeros para conseguir que las personas que mueren en casa lo hagan "dignamente".

La conferencia ha sido impartida por el médico de familia, Josep Capdevila, quien ha destacado el cambio de paradigma, ya que cada vez más personas prefieren morir en casa, en vez de morir en los hospitales o residencias.

Esto supone una "nueva realidad" para los familiares y profesionales, ha señalado Capdevila, y ha reivindicado la necesidad de adaptarse a esta nueva voluntad para entender al enfermo y que pueda morir dignamente.

En este sentido, ha explicado que para el moribundo "es mejor" morir en casa, cerca de sus propiedades, de su familia y con la menor agonía, pero es necesario que los familiares y profesionales escuchen sus preocupaciones para rebajar su sufrimiento espiritual.

"Cada vez más los médicos están más lejos de los enfermos" ha dicho Capdevila, que ha puesto como ejemplo la evolución en las técnicas para diagnosticar enfermedades —ha expuesto que actualmente se usa el fonendo en vez de escuchar directamente del oído al pecho—.

Josep Maria Via, presidente del Consejo Asesor del Grupo Mémora, ha resaltado la importancia de dignificar el proceso de morir en casa, especialmente en un territorio como la provincia de Girona, con muchos núcleos rurales y pequeños municipios donde mucha gente acaba decidiendo morir en casa.

Consulta aquí más noticias de Girona.