El Servicio de Conservación de la Dirección General de Obras Públicas del Departamento de Fomento del Gobierno de Navarra ha encargado a la empresa de Ingeniería SERTECNA la redacción del proyecto de sustitución de pretiles en el paso superior situado en el punto kilométrico 13,100 de la carretera N-240-A, sobre la Autopista AP-15 en Erice de Iza, con un valor estimado, IVA excluido, de 199.169,80 euros, y un plazo de ejecución de tres meses.

Las obras se adjudicarán por procedimiento abierto, y las empresas interesadas pueden presentar sus ofertas hasta el día 22 de julio, según ha informado el Gobierno de Navarra en un comunicado.

El objeto del proyecto es resolver definitivamente el problema del mal estado de los pretiles del viaducto y buscar una solución que palie esta situación antes del inicio de la próxima campaña invernal 2015-2016.

La empresa SERTECNA junto a la Empresa FHECOR ha realizado el Sistema de Inspección y Gestión de Puentes de todas las carreteras de la Comunidad Foral, y actualmente está realizando una 2ª Fase de Inspección de Puentes.

Las competencias en cuanto a la gestión y mantenimiento de la estructura están compartidas entre las administraciones propietarias de las vías que cruzan, es decir, Gobierno de Navarra en el caso de la carretera NA-240-A y Audenasa en el caso de la autopista AP-15.

El proyecto incluye únicamente las actuaciones correspondientes a la carretera N-240-A (calzada y elementos accesorios) a su paso sobre la autopista AP-15.

El paso superior se encuentra entre las localidades de Sarasa y Erice de Iza, en el punto kilométrico 13 de la carretera N-240-A, y se construyó en el año 1980.

El sistema de protección lateral del tablero en esta estructura está compuesto de una barrera metálica (bionda) en los laterales de calzada y una barandilla en el extremo lateral de las aceras. Ambas protecciones están ancladas a unas placas prefabricadas de hormigón, que apoyándose en el tablero hacen la función de acera e imposta lateral.

Las barandillas metálicas situadas a ambos lados del paso superior se encuentran actualmente muy deterioradas y oxidadas, con pérdida de puntos de apoyo en algunos tramos por efecto de la corrosión, con partes de la barandilla totalmente inestables y expuestas a su desprendimiento sobre la calzada inferior.

El Servicio de Conservación ha ido realizando diversas tareas de mantenimiento, colocando unas mallas engarzadas entre los tramos más deteriorados para evitar su caída a la zona inferior.

El objeto del proyecto consiste en resolver definitivamente esta situación mediante la colocación de unos pretiles adecuados al tipo de tablero sobre el que se asientan y al tráfico de la carretera sobre la estructura. La reposición de pretiles implica necesariamente la reordenación de la sección actual de la plataforma superior, eliminándose las aceras existentes y la barrera intermedia (bionda) situada entre calzada y aceras.

478

Puentes inspeccionados desde 2011

El Gobierno foral inspeccionó el año pasado 104 de los 1.646 puentes de los que dispone la Red de Carreteras de Navarra. Desde 2011, la cifra asciende a 478 estructuras analizadas, mientras que la previsión es llegar a otras 100 a lo largo de este 2015, entre ellas, el puente de la PA-30 en Cordovilla, el de NA-700 en Ibero o el de la NA-534 en Cáseda.

Son actuaciones que se enmarcan en un plan sistemático de inspección y revisión que permite actualizar permanentemente el inventario de puentes de Navarra y priorizar las intervenciones de mantenimiento.

Los trabajos fueron adjudicados para el período 2013-2016 a las empresas P.J.S. Proyectos, Estudios y Servicios Técnicos de Navarra, S.A. (SERTECNA) y Fhecor Ingenieros Consultores, S.A. por importe de 137.428 euros. Fruto de este contrato, se encargan de la toma de datos para el mantenimiento del inventario y de la realización de las inspecciones iniciales a los nuevos puentes.

Cada año se elabora un plan de revisión de unos cien puentes que se eligen en función de indicadores que evalúan su probabilidad de sufrir mayores desperfectos o daños estructurales, así como aquellos que considere oportuno el personal de conservación de carreteras.

Además, se realizan inspecciones especiales en casos urgentes o de daños sobrevenidos. Los resultados de estas inspecciones, tanto las programadas como las especiales, se incorporan al inventario de cada puente, una información dinámica que permite prevenir y priorizar, en su caso, las actuaciones de mantenimiento y reparación necesarias con el paso del tiempo.

Así, desde 2011, se han acometido obras de envergadura, como la reparación y refuerzo del puente de Liédena en el verano de 2013 por importe de 520.808 euros; la reparación del puente de Castejón sobre el río en Ebro en el otoño de ese mismo año, que ascendió a 75.000 euros, o la del puente de la carretera NA-7015 entre Zizur Mayor y Belascoáin, por importe de 158.812 euros, que se realizó en la primavera de 2014.

Navarra cuenta con 43,5 kilómetros de puentes distribuidos en 1.646 infraestructuras de más de tres metros de luz (en ingeniería, la luz es la distancia entre los apoyos de un puente), que representan el 1,17 por ciento de la longitud total de la red viaria. De esos 1.646 puentes inventariados, el 67% salva un río; el 16%, una carretera; el 3%, la línea del ferrocarril, y el 14%, un camino o vaguada. La mayoría de ellos, el 30%, se levantó entre los años 2001 y 2013, si bien hay 180 puentes (el 11% del total) anteriores al año 1900, y otros 100 sin fechar.

El más largo de Navarra es el de Marcilla sobre el río Aragón, con 585 metros, mientras que los más altos son el viaducto Marín en Almandoz y el de Astomela en Areso, ambos con 78 metros de elevación. Entre las nuevas infraestructuras, destaca el puente de Recajo, que conecta la autovía A-12 con La Rioja. Tiene una luz total de 353 metros y está constituido por un viaducto de aproximación al río de 233 metros de longitud y un puente arco de 120 metros de luz sobre el cauce principal del Ebro.

El primer inventario de puentes de la Red de Carreteras de Navarras se inició en el año 1986. Entonces se contabilizaron 850 puentes y pasos de más de cuatro metros de luz. Ya en 2009, el Gobierno foral abordó de nuevo la gestión del patrimonio relativo a los puentes y viaductos de la red viaria. Entonces se incorporaron al inventario todos los pasos de más de tres metros de luz, lo que supuso ampliarlo hasta un total de 1.646 puentes.

Navarra se convirtió, así, en una comunidad pionera en la tarea de inventariar sus puentes para conocer con detalle su estado y controlar sus parámetros de seguridad estructural, seguridad para los usuarios y durabilidad con el objeto de priorizar las actuaciones de mantenimiento.

Consulta aquí más noticias de Navarra.