El tinerfeño José Duque, un empresario del sector de los herrajes de 37 años, ha emprendido con éxito en Guangzhou (China) creando la sociedad IBMH tras la quiebra de su empresa en las islas a causa de la crisis económica.

Tras verse obligado a cerrar su negocio en el que tuvo más de 30 empleados y verse "con cero euros en los bolsillos y tres hijos" decidió probar suerte en el extranjero. Este tinerfeño consiguió reconvertir su actividad en Asia aprovechando su experiencia, "lo único que nadie me podía quitar" apunta.

Y fue precisamente esa experiencia previa la que le impulsó a crear IBMH, una empresa en la que José Duque ha puesto todo su conocimiento al servicio de importadores españoles dedicados al comercio internacional con China. Además, IBMH ha expandido sus fronteras de actividad en el continente Latinoamericano y Europeo.

Dado el especial interés de muchos empresarios españoles por el comercio internacional con este país, Duque considera fundamental tener en cuenta la gran variedad de fabricantes y calidades diferentes que se pueden encontrar en China, y recomienda un factor clave: "Nunca podemos relajarnos y pensar que tenemos al proveedor ideal", asegura.

"exhaustivo control"

Y es que uno de los factores clave para el éxito en China es el "exhaustivo control" tanto del producto como del fabricante durante todo el proceso de producción, sobre todo porque una vez que la mercancía sale del país ya no puede devolverse aunque llegue defectuosa.

"Muchos empresarios juegan a la ruleta rusa en su negocio en China, pues cada vez que reciben y abren un contenedor en su empresa sufren una gran incertidumbre por saber si el producto les ha llegado en perfecto estado", lamenta este empresario, que asegura que los márgenes del beneficio del comercio internacional con China todavía pueden ser buenos si se sabe elegir y trabajar bien en este mercado, contando siempre con 'partner' local especializado.