Ciudadanos (C's) Baleares ha lamentado que una de las primeras medidas adoptadas por el nuevo ejecutivo municipal de Palma sea "arrinconar" el castellano, por medio de la anulación de la instrucción en favor del bilingüismo que estableció el anterior alcalde, Mateo Isern, el 22 de julio de 2011.

Con la nueva reglamentación, según recuerdan desde la formación en un comunicado, el consistorio palmesano sólo se comunicará con sus ciudadanos en catalán, una de las dos lenguas oficiales de las islas.

Por ello, Ciudadanos considera que el castellano, en tanto que es lengua cooficial en las islas y oficial en toda España, "debería ser también lengua vehicular de todas las instituciones de la Comunidad Autónoma, incluido, naturalmente, el Ayuntamiento de Palma".

Además, afirman desde la formación que la nueva presidenta del Govern, Francina Armengol, prometió reiteradamente en su discurso de investidura que gobernaría "para todos los ciudadanos de las islas".

Por último, Ciudadanos manifiesta asimismo su "temor" ante el hecho de que esta primera medida sea tan "solo un anticipo de lo que va a ocurrir en el resto de las instituciones de Baleares gobernadas por las fuerzas políticas de la izquierda, totalmente entregadas al nacionalismo", han concluido.