Lafarge España ha inaugurado en la localidad toledana de Villaluenga de la Sagra, un área dotada de tecnología para el análisis de combustibles alternativos, que está situada en las instalaciones del Laboratorio Central de Calidad, en Villaluenga de la Sagra, que funciona desde hace más de 40 años y cuenta con la acreditación de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

La incorporación de nuevas técnicas instrumentales permite mejorar la eficiencia del proceso analítico. Esta nueva área complementa a los análisis practicados por los suministradores de combustibles alternativos y por la propia empresa en el acceso a sus fábricas.

Entre la tecnología instalada, Lafarge cuenta con el primer molino criogénico que existe en España en este sector. Se trata de una técnica que permite un análisis con una sola muestra del combustible —maderas, serrines, neumáticos y harinas animales— mediante su congelación con nitrógeno líquido y la reducción de sus partículas a tamaño de 100 micras.

También destaca el espectrómetro de FRX-dispersivo, capaz de analizar simultáneamente 80 elementos químicos presentes en muestras tanto sólidas como líquidas o en pasta.

Más de 300.000

Euros de inversión

En esta instrumentación, Lafarge ha invertido más de 300.000 euros y se han creado dos nuevos puestos de trabajo de técnicos de laboratorio que han ocupado dos mujeres.

Como indica la directora del Laboratorio Central de Calidad de Lafarge, Isabel Rodríguez Henche, "con el uso de combustibles alternativos la compañía consigue ser más competitiva, al depender en menor medida de los combustibles fósiles".

"Al tiempo, aportan un beneficio al medio ambiente y a la sociedad, al dar una solución segura a los residuos que, de otra forma, irían a parar a un vertedero", ha explicado.

Por su parte, Ramón Tamames, miembro del Club de Roma, catedrático de Estructura Económica, Cátedra Jean Monnet de la UE y de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, ha ofrecido una ponencia sobre el papel de los residuos en el ámbito de la economía circular como base de una sociedad más sostenible, principio con el que se identifica plenamente Lafarge.

Según el profresor, a medida que pasa el tiempo, "en un mundo con una población creciente, que a finales de este siglo podrá superar los 10.000 millones de habitantes, la valorización de los nuevos usos y aplicaciones posteriores a la primera utilización de cualquier producto va ganando en valor".

Consulta aquí más noticias de Toledo.