Siete organizaciones han constituido la primera alianza nacional de pacientes con enfermedades cardiovasculares, la Cardioalianza, que aglutinará a más de 18.000 pacientes y busca sumar fuerzas para defender las necesidades de los afectados y concienciar a la población sobre estas patologías. Asturias, Andalucía y Galicia son las CCAA que registran mayor número de fallecimientos por esta causa.

"Somos la primera causa de muerte en España y demos hacernos oír para empoderar al paciente cardiovascular", ha defendido Maite San Saturnino, presidenta de la Asociación para la Promoción y la Prevención de las Enfermedad Cardiovascular Corazón sin Fronteras que también presidirá esta nueva organización.

En principio, la Cardioalianza es una iniciativa de la Fundación Española del Corazón, la Fundación Menudos Corazones, la Asociación Española de Portadores de Válvulas Cardiacas y Anticoagulados, la Asociación de Pacientes Coronarios 'Apacor', la Federación Andaluza de Asociaciones de Enfermos del Corazón y la Federació d'Associacions Gironines de Malalties del Cor, además de Corazón sin Fronteras.

Las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos engloban a diferentes patologías como la cardiopatía coronaria, las enfermedades cerebrovasculares, las arteriopatías periféricas, la cardiopatía reumática, las cardiopatías congénitas, las trombosis venosas profundas y embolias pulmonares, y la insuficiencia cardiaca.

En total, según datos de 2013, causan unas 117.000 muertes anuales en España, que representan el 30 por ciento del total, muy por encima del cáncer (27%) o las enfermedades respiratorias (11%).

El 38 por ciento de estas muertes están causadas por las enfermedades cerebrovasculares y la insuficiencia cardiaca, con unos índices que varían entre unas comunidades y otras, siendo Galicia, Andalucía y Asturias las que registran un mayor número de muertes.

No obstante, el cardiólogo José Luis Palma, vocal de la Cardioalianza, cree que estas diferencias no son significativas y van cambiando de un año a otro ya que, en general, "los modos de comer, vivir y los factores ambientales son similares", ha apuntado.

El corazón es "muy traicionero",

Pero falta concienciación

El problema, ha añadido este experto, es que pese a que la población "sabe que el corazón es muy traicionero" actualmente sigue existiendo una mayor preocupación por otras enfermedades como el cáncer, el sida o, más recientemente, el ébola.

Esto hace que concienciar del impacto real de estas patologías sea uno de los objetivos clave de esta nueva organización, así como que la mayoría de casos podrían prevenirse actuando contra factores de riesgo como el tabaco, las dietas malsanas, la obesidad o la falta de actividad física.

Una de las patologías más frecuentes es el infarto de miocardio, que afecta a unas 120.000 personas cada año en España. Aunque el 25 por ciento fallecen en las primeras 24 horas, los avances en diagnóstico y tratamiento han permitido que "cuando el paciente consigue llegar al hospital o la ambulancia las posibilidades de sobrevivir se multipliquen". De hecho, sólo entre un 4 y 9 por ciento acaban falleciendo.

Esto hace, según ha reconocido Palma, que cada año haya unos 50.000 a 60.000 supervivientes para los que la rehabilitación y prevención de los factores del riesgo sea clave de cara a evitar complicaciones o segundos infartos.

Mejorar la rehabilitación de los pacientes

Así, entre los objetivos de la Cardioalianza también está mejorar y generalizar la rehabilitación de estos pacientes, mediante el acceso equitativo a unidades específicas en todas las comunidades, garantizando que los pacientes continúan con ella cuando reciben el alta hospitalaria.

"El ser humano tiende a la comodidad y acaba bajando la guardia", ha reconocido este cardiólogo, que recuerda que tras las primeras sesiones de rehabilitación, que se inician en las 48 horas posteriores al infarto y continúan en el hospital con ejercicios en función de las capacidades del paciente, son muchos pacientes los que abandonan.

Sobre todo en el caso de las mujeres, ha añadido la presidenta de la Cardioalianza, ya que hay datos que muestran que más de la mitad la acaban abandonando. "Las mujeres están más acostumbradas a ser cuidadoras que a que les cuiden", ha reconocido San Saturnino, que admite que también se debe mejorar la rehabilitación pediátrica en niños con cardiopatías congénitas.

Para comenzar a trabajar, la asociación tiene previsto reunirse con sociedades científicas e institutos de investigación "para tener un amplio conocimiento de la situación actual de la investigación de las ECV y ver posibles colaboraciones", al tiempo que en septiembre organizará en Vitoria su primer congreso nacional con asociaciones de pacientes y profesionales sanitarios.

Consulta aquí más noticias de Asturias.