La concentración contra la violencia de género ha recordado este jueves a las víctimas "más vulnerables", las mujeres con discapacidad. Decenas de logroñeses han desafiado al calor, este mediodía, en la Plaza del Ayuntamiento, para cumplir con la habitual manifestación de protesta de todos los primeros jueves de mes, que convoca la Mesa de la Mujer.

A la concentración de hoy, primera con la nueva Corporación municipal, han asistido, entre otros, la alcaldesa Cuca Gamarra; buena parte de los concejales de todos los Grupos políticos presentes en el Ayuntamiento; la delegada del Gobierno central contra la violencia de género, Olga Fernández Maestu; o la directora general de Justicia de La Rioja, Cristina Maiso.

Como ha apuntado la concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades, Paloma Corres, "según el último Eurobarómetro, el 2% de la población de la Unión Europea sigue considerando que las agresiones machistas son aceptables en determinadas circunstancias, y un 1%, que lo son en cualquier caso".

Por eso, ha llamado "a que no nos relajemos, hay que seguir luchando por las víctimas, especialmente por las más vulnerables". En este sentido ha incidido la presidenta del colectivo invitado a la concentración de hoy, FEAPS-Rioja, Ana Revilla, quien ha alertado que las mujeres con discapacidad sufren "diez veces más abusos que las personas sin discapacidad".

A ello ha sumado que, de estas víctimas, "solamente un 3% lo expresa, lo que significa que un 97% no lo verbaliza". Ha recordado que, por parte de FEAPS-Rioja se puso en marcha hace unos años un equipo especializado de atención a víctimas con discapacidad intelectual.

De este modo, "con esta y otras acciones, intentamos poner nuestra parte para paliar la violencia de género que viven especialmente las mujeres con discapacidad".

Dos de los usuarios de FEAPS, Ana Isabel y Antonio, han leido sendos escritos en los que han insistido en la vulnerabilidad de estas víctimas "porque dependen más de otras personas, que muchas veces son precisament sus parejas", además de que tienen "menos credibilidad y más dificultades para acceder a determinados servicios".

La falta de autoestima y la mayor dificultad para que los profesionales detecten sus casos han sido otros de los problemas apuntados por Ana Isabel y Antonio, que, posteriormente, han reclamaco que "se quite la falsa imagen de las personas con discapacidad intelectual, que no piensen que cuando denunciamos nos estamos inventando las cosas".

La concentración, como es habitual, ha finalizado con un minuto de silencio en recuerdo de las 17 víctimas que, hasta el 30 de junio, se llevaban por violencia de género, "cuatro solamente en el último mes", como ha recordado Paloma Corres. Enarbolando la 'tarjeta roja' al maltratador, los concentrados se han disuelto tras un cerrado aplauso de homenaje a las víctimas.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.