El PSIB-PSOE ha lamentado que María Salom deje su cargo de presidenta en el Consell de Mallorca con 105 millones de euros en la caja, y no los haya usado para hacer frente a las crecientes desigualdades sociales que siguen existiendo según informes como los de Foessa o Cáritas.

Así lo ha criticado el socialista Francesc Miralles, quien considera "una indecencia tener estos recursos y no destinarlos a ayudar a los que más lo necesitan, a dinamizar las empresas de Mallorca, o promover la cultura y el reciclaje", a lo que ha añadido que "es una tarea que tendremos que hacer el nuevo equipo de gobierno".

De hecho, también ha recordado que Salom deja un Consell "hipotecado", con un agujero económico de más de 39 millones de euros por la revisión con retraso de la tarifa de residuos, que pagaremos hasta el 2041, la sentencia de Mac Insular por no revisar la tasa de escombros y voluminosos, que puede llegar a los 50 millones, o los más de 125 millones que aún debe el gobierno insular por los anticipos "y que el PP se comprometió a cobrar antes de acabar la legislatura", ha precisado Miralles al respecto.

Revisar el contrato con tirme

En este sentido, ha remarcado el compromiso alcanzado entre PSIB-PSOE, Más y Podemos de revisar el contrato con Tirme, con lo que "se garantiza que no tendremos que subir la tarifa de tratamiento de residuos un 50% para detener la importación de basuras, y además, buscaremos alternativas como la solidaridad entre islas".

En definitiva, Miralles considera que María Salom deja una isla "con más desigualdades, más pobreza y con una economía más débil, y así le han dicho los ciudadanos en las urnas", ha espetado.

Por ello, el socialista ha remarcado que "este sábado comienza un nuevo tiempo para Mallorca, en el que la lucha contra la pobreza, la mejora de la economía local y la creación de puestos de trabajo volverán a ser una prioridad para el gobierno insular", con propuestas concretas que están incluidas en el acuerdo de gobernabilidad por el Consell de Mallorca y que se aplicarán en los primeros 100 días de gobierno.