Metro de Valencia
Los viajeros esperan la llegada del metro en la estación de Colón de Valencia. 20minutos

Los miles de usuarios de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) y de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Valencia tendrán que armarse de paciencia para coger el metro, el tranvía o el autobús. Y es que este miércoles comenzó el horario de verano, que supone una reducción de servicio y, por tanto, mayores esperas en las paradas y andenes.

Fuentes de FGV han explicado que el servicio se reducirá entre un 22% y un 29% los días laborables, equiparándolo al que se presta habitualmente los sábados. Los domingos y festivos se mantendrá el mismo número de convoyes en circulación.

Las mismas fuentes han recordado que este año el recorte veraniego se ha aplicado solo en los meses de julio y agosto en el metro (en el tranvía arrancó el 15 de junio), a diferencia de los últimos años, cuando comenzaba a mediados de junio y terminaba a mediados de septiembre. Además, han argumentado que en este periodo la demanda cae hasta un 40%.

En el caso de la EMT, las esperas en las paradas suben entre 1 y 5 minutos desde este miércoles, y en agosto casi se duplicarán, con incrementos de entre 3 y 9 minutos. Por ejemplo, la línea 10 pasa de una frecuencia de 7 a 10 minutos en junio en las horas centrales a una de 8 a 12 minutos en julio. En agosto será de 9 a 16.

Suprimen las líneas 41 y 63

Las líneas 41 y 63 de la EMT dejan de dar servicio desde hoy hasta al próximo mes de septiembre al terminar el periodo lectivo en las universidades valencianas. Por otra parte, las líneas nocturnas refuerzan su servicio los fines de semana y vísperas de festivos. Así, la línea N1 pasará cada 27 minutos y las líneas N8, N9, N89 y N90 cada 23 minutos

Consulta aquí más noticias de Valencia.