Un total de 62 escuelas de verano mantienen el refuerzo de las comidas a menores en riesgo de exclusión en Andalucía, un servicio que está comenzando a funcionar estos días, según ha anunciado este jueves la consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, durante un encuentro con las entidades y ONG que gestionan las siete escuelas de verano que funcionan en Córdoba, en las que participan unos 500 niños y niñas.

Acompañada de la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, Sánchez Rubio ha destacado que para este refuerzo alimentario, "la Junta de Andalucía destinará 1,5 millones de euros para toda la comunidad, de los que 150.000 euros corresponden a la provincia de Córdoba".

Además de las cuatro escuelas de verano en Córdoba capital, gestionadas por la Asociación para la Defensa Social de Adolescentes y Menores (Adsam) y la Fundación Guadalquivir Futuro, también cuentan con este programa los municipios de Baena, (gestionado por la Asociación Baena Solidaria), Puente Genil (Asociación para la Defensa Social de Adolescentes y Menores) y Palma del Río (Asociación Palmeña de Ayuda al Drogodependiente 'Guadalquivir').

De las 62 escuelas de verano que están funcionando en Andalucía, siete están en Córdoba, ocho en Almería, seis en Cádiz, nueve en Granada, tres en Huelva, seis en Jaén, once en Málaga y 12 en Sevilla.

La máxima responsable de las políticas sociales en Andalucía ha señalado que "el desarrollo de estas escuelas de verano no sería posible sin la gran labor que realizan estas entidades y ONGs, que trabajan en la transformación social de las Zonas con Necesidades de Transformación Social, con una amplia implantación y experiencia en la gestión, donde se realizan actividades de ocio y formación de los menores en riesgo de exclusión social".

A este respecto y por su parte, la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha destacado la labor de Adsam y de la Fundación Guadalquivir Futuro, que en las escuelas de verano "le ponen un plus de cariño y afecto", para que Elos niños tengan un buen recuerdo" después de su paso por las escuelas de verano, que ayudan al objetivo de "garantizar básicas de los más pequeños", en contraste con la actitud de quienes piensan que "capital y benificio es lo único que importa", cuando lo imprescindible es que "estos niños y sus familias sean más felices por unas semanas".

Decreto de inclusión

Las escuelas de verano, según ha precisado por su lado la consejera, es una de las medidas relacionadas con la alimentación que incluye el Decreto de Inclusión a través del Empleo y Medidas Extraordinarias de Solidaridad, aprobado por el Gobierno andaluz para "atender las necesidades básicas de la ciudadanía, sobre todo de los colectivos más vulnerables".

Así, el refuerzo en la alimentación infantil con tres comidas en los colegios públicos (Infantil y Primaria), así como en las escuelas de verano durante el período vacacional, el refuerzo del Programa Bonificado del Servicio de Comedor de los Centros de Participación Activa y el catering a domicilio para personas mayores, son algunas de las medidas desarrolladas en el nuevo decreto. En total, a través de esta convocatoria publicada el pasado el 12 de marzo, la Junta invierte en estas medidas de la red de solidaridad y garantía alimentaria 5,3 millones de euros.

Además, el Gobierno andaluz mantendrá para el curso 2015-2016 el refuerzo en la alimentación infantil con tres comidas en los colegios públicos, de lo cual en este curso se han beneficiando 24.479 menores en 1.321 centros.

Ayudas económicas familiares

Estás actuaciones se complementan con el Programa de Ayudas Económicas Familiares. La Junta destina casi seis millones de euros este año a la atención de las necesidades más básicas de menores de aquellas familias que se encuentran en situación de dificultad, 605.023 euros en la provincia de Córdoba. En 2014 se beneficiaron de estas ayudas un total de 14.898 familias y 27.526 menores en toda Andalucía, 2.284 familias y 4.480 menores en la provincia de Córdoba.

Las ayudas económicas familiares se definen como prestaciones temporales, de carácter preventivo, que se conceden a las familias para la atención de necesidades básicas de los menores a su cargo, especialmente de crianza y alimentación, cuando carecen de recursos económicos suficientes para ello.

Sánchez Rubio ha recordado que "en 2015 la Junta de Andalucía invertirá un total de 165 millones a políticas relacionadas con la infancia, que darán continuidad a las actuaciones ya realizadas, mientras que entre 2012 y 2015, el Gobierno andaluz ha invertido más de 700 millones en políticas relacionadas con nuestros niños y niñas".

Contra la pobreza infantil

Junto a ello, la consejera ha aludido a como la semana pasada la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, acordó una Alianza para la Lucha contra la Pobreza Infantil, que permitirá configurar una red de trabajo y protección a los menores por parte de administraciones públicas, entidades sociales y financieras y empresas.

Este compromiso conjunto permitirá profundizar en la coordinación de todos los servicios disponibles para paliar las necesidades de los menores a través de una gran red de atención. Las actuaciones que se pondrán en marcha se ajustarán a varios ejes de intervención prioritaria: servicios sociales, educación, salud, vivienda y, por último, nuevas formas de gobernanza, para facilitar la colaboración y la coordinación efectiva con iniciativas solidarias.

Estas medidas quedarán incluidas en el II Plan Integral de Atención a la Infancia en Andalucía que consolidará la estrategia de lucha contra la pobreza infantil en un marco que propicie un desarrollo pleno, seguro y en libertad para todos los menores de Andalucía.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.