El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha lamentado la pelea ocurrida esta madrugada a las puertas del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla en la que dos miembros de una clan han golpeado y herido al menos a dos agentes de la Policía Nacional, al tiempo que ha asegurado que esta situaciones "son muy difíciles de prever".

En declaraciones a los periodistas en Sevilla tras visitar junto a la presidenta, Susana Díaz, la unidad de Cardiología del Hospital Universitario de Valme, Alonso ha dicho que se trata de un incidente que "puede pasar en cualquier otro sitio público o privado", y, aunque muestra su "preocupación" por que se produzca a las puertas de un hospital, "son situaciones que son muy difíciles de prever".

En este sentido, ha afirmado que las situaciones que acontecen en los centros "no se resuelven solo con tema de vigilancia", y que a raíz de cualquier incidente "se analizan las causas y se ponen en pie todas la medidas para intentar evitarlos". Pero, añade, "la realidad es que a pesar de todo, el riesgo cero es imposible, incluso donde se toman medidas excepcionales".

"Lo que si hacemos es que cada vez que se da un incidente revisamos lo que podemos mejorar, pero nunca podremos garantizar el riesgo cero", concluye el consejero de Salud.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.