El presidente de la Junta en funciones y candidato del PP a presidir Castilla y León los próximos cuatro años, Juan Vicente Herrera, ha ofrecido este jueves un programa de gobierno "realista, riguroso e integrador" que ha sido elaborado "con honestidad" para lo que ha definido como "un tiempo complejo de preocupación y de esperanza" en el que hay que conseguir "oportunidades para todos" y una salida de la crisis "justa y solidaria".

Herrera, que se somete este jueves a la sesión de investidura del que será su quinto mandato, el primero que afronta sin mayoría absoluta, ha apostado en todo momento por el diálogo permanente, el trabajo conjunto y el acuerdo para la construcción de un futuro posible en el que ha abogado por conseguir una economía moderna capaz de generar más y mejor empleo, con especial atención a los jóvenes.

El candidato a la reelección como presidente de la Junta ha ofrecido también un programa "para trabajar y ganar día a día el futuro de Castilla y León" para el que ha deseado una mayor calidad democrática, participación y transparencia y un territorio más cohesionado, equilibrado y ordenado.

En su alocución, que se ha extendido durante una hora y 45 minutos, Herrera ha presentado a los cinco grupos con representación en la Cámara un programa "de la centralidad y de la moderación" y para todos los castellanoleoneses ya que, según ha aseverado, busca lo que une y no lo que separa a los ciudadanos.

En este sentido, ha asegurado que ha tomado "buena nota" del resultado de las elecciones del pasado 24 de mayo que apearon al PP de la mayoría absoluta que ha mantenido en los últimos 24 años y de la "clara voluntad de cambio" en el fondo y en las formas expresada por los ciudadanos para mejorar y cambiar "tantas cosas" y que, según ha admitido, hay que atender "con urgencia".

Finalmente, ha aprovechado su intervención en las Cortes para asegurar que asume el encargo de volver a presidir la Junta "con humildad, compromiso y agradecimiento", con la seguridad personal de que no tiene un compromiso superior a Castilla y León y con la "sólida" convicción de que es muy hermoso trabajar en la política por los intereses de la tierra y de los paisanos.

Escuchar y pisar la calle

Así, ha asegurado que llevará a cabo su nuevo mandato "escuchando tanto y más que hablando", pisando la calle y cerca de la gente y situando como norte el servicio a los intereses generales de la sociedad, "siempre por encima de los particulares y privados, por muy legítimos que estos sean", lo que requerirá, a su vez, "grandes dosis" de realismo, de rigor y de integración" para afrontar los grandes retos y problemas de la Comunidad y aprovechar también sus fortalezas.

En su opinión, el mandato de cambio expresado por los ciudadanos y que se ha comprometido a liderar "como compromiso previo a todos los demás", sólo tiene dos salidas posibles, la de la regeneración del sistema o la de su ruptura, donde no ha dudado en quedarse con el primero para reformar desde el respeto algunas reglas democráticas donde será "firme y contundente" con el reproche a quienes incurran en conductas inmorales y deshonestas.

Finalmente, ha explicado que sus tres grandes prioridades políticas para la que será la IX Legislatura de Castilla y León serán la consolidación de la recuperación y lograr un crecimiento estable que genere empleo de calidad, garantizar los grandes servicios públicos y la cohesión social y fortalecer el proyecto de Castilla y León como Comunidad profundizando en su desarrollo institucional y en su cohesión territorial.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.