Blair reanuda el diálogo con Irlanda del Norte sin resultados

El primer ministro británico, Tony Blair, se reunió este jueves por separado con los líderes de los dos principales partidos del Ulster, el unionista Ian Paisley y el republicano Gerry Adams, en un intento de impulsar el proceso de paz. No hubo grandes resultados, mientras Paisley se niega a compartir el poder con el Sinn Fein, Adams ve en un Gobierno compartido la única solución al conflicto.
El líder del radical DUP, Ian Paisley, llega a Downing Street
El líder del radical DUP, Ian Paisley, llega a Downing Street

El líder del Partido Democrático Unionista (DUP), el radical Ian Paisley, advirtió este jueves de que no tiene intención de compartir el poder con el Sinn Fein en el Gobierno autónomo del Ulster, suspendido desde octubre de 2002.

Paisley hizo esas declaraciones a la salida de un encuentro con el primer ministro británico, Tony Blair, quien lo recibió en su residencia oficial de Downing Street para intentar impulsar el estancado proceso de paz en Irlanda del Norte.

En declaraciones a la prensa, el dirigente del DUP abogó por un "nuevo inicio" del proceso de pacificación, que pasa por descartar un gobierno compartido con el Sinn Fein de Adams, porque, según dijo, no se fía de ellos y "la gente tampoco confía en ellos".

Paisley pide, para negociar, el desarme completo del IRA y el fin de la criminalidad

En su opinión, todos los gestos hacia la paz en Irlanda del Norte dependen ahora del desarme completo del Ejército Republicano Irlandés (IRA) y del fin de la "criminalidad".

Es hora de "dar un entierro razonable" al histórico acuerdo de paz del Viernes Santo, dijo Paisley, cuya formación nunca aprobó ese pacto firmado el 10 de abril de 1998.

El DUP se convirtió en la primera fuerza política de la provincia tras obtener nueve escaños en las elecciones británicas del pasado 5 de mayo, desbancando al moderado Partido Unionista del Ulster, que perdió cinco de sus seis escaños.

Por su parte, el republicano Gerry Adams, que se reunió poco después con el primer ministro británico, declaró que la única solución al conflicto pasa por un Gobierno de poder compartido, de acuerdo con el pacto del 10 de abril de 1998.

"El plan A es desarrollar el acuerdo de Viernes Santo y en función de lo que sabemos, éste sigue en progreso", dijo Adams.

La postura del republicano cuenta con el respaldo del Gobierno británico, para quien los principales puntos del acuerdo, esto es, "el poder compartido y el fin de toda actividad paramilitar se mantienen intactos", según el nuevo ministro para Irlanda del Norte, Peter Hain.

Londres, consciente del enorme reto que supone conciliar ambas partes, se mantiene ahora a la espera de lo que pueda anunciar el Ejército Republicano Irlandés (IRA) en las próximas semanas. La banda terrorista está considerando en estos momentos el llamamiento de Adams, el pasado 6 de abril, para que deje las armas y se acoja a la vía política. Hain admitió que el Gobierno "está esperando el comunicado del IRA".

El proceso de paz se halla inmerso en una profunda crisis desde que Londres suspendió la autonomía de la provincia en octubre de 2002 por un supuesto caso de espionaje del IRA en las oficinas del castillo de Stormont, sede de la Asamblea norirlandesa.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento