El consejero de Educación, Cultura y Turismo, Abel Bayo, ha asegurado esta mañana que el fósil de rinoceronte hallado en Muro de Aguas, una vez que se realicen los estudios necesarios en Madrid - que tardarán un año aproximadamente-, "volverá seguro a La Rioja".

Bayo, acompañado de los investigadores, Arsenio Muñoz, descubridor de los restos y de César Laplana y María Elena Nicolás, ha comparecido destacando que se trata de un hallazgo "único en la región, y de gran relevancia a nivel nacional e incluso internacional". En concreto, ha explicado que los restos fósiles hallados en Muro de Aguas, pertenecen a un ejemplar de 'Stephanorhinus etruscus', una especie extinta de rinoceronte que vivió entre el Plioceno y Pleistoceno.

Han destacado la excepcionalidad de este hallazgo, que no sólo es valioso por su antigüedad sino por el hecho de encontrarse "prácticamente completo y muy bien conservado, hecho que le convierte en único a nivel regional y nacional".

"Estamos hablando del fósil de vertebrado más antiguo y completo hallado en La Rioja, una tierra fértil en icnitas pero en la que no abundan los restos de este tipo, y de uno de los fósiles de Stephanorhinus etruscus más completos hallados en España", ha señalado.

Este hecho permitirá, durante la fase de estudio, ampliar el conocimiento que se tiene sobre esta especie de perisodáctilos, así como obtener información cronológica y paleoambiental de la cuenca de Villaroya.

Abel Bayo ha indicado también que los trabajos para sacar a la luz los restos terminaron ayer mismo tras quince días de trabajo ininterrumpido y el material reunido será trasladado hoy a un laboratorio especializado en Madrid donde serán inventariados, catalogados, tratados para su conservación y preparados para su análisis.

Posteriormente, arrancará la labor de restauración y análisis científico, que podría prolongarse un año, hasta que los restos regresen a La Rioja y puedan ser expuestos. El consejero ha señalado que a lo largo de este tiempo, y en función de lo que recomienden los expertos, se decidirá el lugar más indicado para ello.

Al realizar prácticas de campo

Ramírez ha señalado que el hallazgo se produzco el 17 de octubre de 2014 al realizar prácticas de campo del IV Grado de Geología, "observé al lado de la carretera una protuberancia en el terreno - en el que lleva 30 años de trabajos- y le avisé a Laplana, visitando a la semana el terreno y ver la importancia del yacimiento". Al mes se comenzó a extraer las primeras partes, completando la extracción hace uno días.

Por su parte, el paleontólogo César Laplana ha explicado que el animal murió en la laguna y su cuerpo quedó envuelto en el fango. Los sedimentos que cubrieron los restos evitaron su exposición al sol y a otras inclemencias y fue ese ambiente, con escasa presencia de oxígeno, lo que permitió su excepcional fosilización.

Tanto él como la bióloga-paleontóloga Elena Nicolás, se han mostrado convencidos de la posibilidad de que en la zona puedan hallarse más restos de este tipo, seguramente pequeños mamíferos, pero es una cuestión que deberá ser estudiada y analizada en el futuro.

Respecto al terreno, han indicado que este nuevo yacimiento es más antiguo que el clásico de grandes mamíferos de Villarroya, ya que se encuentra en niveles situados estratigráficamente por debajo de aquel. En las arcillas y limos que han permitido conservar los restos, también se encuentran restos vegetales, de tallos y hojas que proporcionan información preliminar de los ecosistemas pretéritos.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.