La Ertzaintza ha detenido este pasado miércoles en San Sebastián a una mujer de 28 años tras presuntamente pegar un puñetazo a un celador y morder a un vigilante de seguridad en el Hospital Universitario Donostia.

Según ha informado el departamento vasco de Seguridad, pasadas las seis y media de la tarde de este pasado miércoles la Ertzaintza recibió una llamada del citado centro hospitalario, según la cual tenían retenida a una mujer que había agredido a un celador y a un vigilante de seguridad.

Personada una patrulla de la Ertzaintza en el lugar, los agentes contactaron con el personal de seguridad, quienes les dieron cuenta de lo sucedido.

Según su relato, una mujer había llegado con su pareja a la recepción de urgencias, ya que él presentaba algún problema de salud. A la hora de introducirlo en el área médica, en una camilla, la mujer se había empeñado en ser ella misma quien empujara la camilla.

El celador le informó de que no era posible ya que no lo permite la normativa del centro hospitalario. Pero la mujer se puso agresiva y, en un momento dado, propinó un puñetazo en la cara al celador, lo que le provocó una herida abierta sobre la ceja izquierda que, posteriormente, requirió la aplicación de dos puntos de sutura.

Ante estos hechos, intervino en la trifulca un vigilante de seguridad, que intentó contener a la agresora. La mujer también le propinó un mordisco en el antebrazo, por el que también tuvo que recibir atención médica con posterioridad. A pesar de ello, el vigilante consiguió reducir a la mujer, que se vio obligado a ponerle los grilletes para evitar sus acometidas, según ha explicado Seguridad.

De este modo, tras identificar a la agresora como una mujer de 28 años de edad, y después de realizar las oportunas comprobaciones, los ertzainas procedieron a su detención bajo la acusación de un delito de atentado contra personal sanitario y otro de lesiones.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.