El diputado regional del grupo parlamentario Popular, Juan Guillamón, considera que "estamos en el momento de que se concluyan definitivamente las obras de acondicionamiento de la variante de Camarillas", en el tramo ferroviario que une Chinchilla y Cartagena.

En este sentido, ha presentado una moción en la Asamblea Regional para que el Gobierno de la Región, solicite al ejecutivo nacional, la conclusión de unas obras que supondrían ahorros considerables de tiempo y costes de transporte muy beneficiosos para los viajeros.

El diputado regional ha calculado que la doble vía, la implantación del Control de Tráfico Centralizado y la electrificación de la línea reducirían en unos 45 minutos el trayecto Cartagena-Madrid el desplazamiento en tren desde Murcia hasta la capital de España por la vía convencional duraría alrededor de 3 horas, ha afirmado Guillámón quien considera, además, que la modernización de ese tramo de línea férrea permitiría el uso de trenes híbridos.

Para el diputado regional, la posibilidad de una variante ferroviaria que evite el paso por el pantano de Camarillas, tendría unos efectos hídricos positivos en la presa ya que permitirá su recrecimiento y la consiguiente regulación de mayores volúmenes de agua.

La variante de Camarillas es una de las obras de infraestructuras ferroviarias pendientes de ejecución que quedó aparcada como consecuencia de la crisis durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Y a juicio del parlamentario del grupo Popular, Juan Guillamón, "el escenario económico actual es favorable para culminar su ejecución cuyo coste se ha valorado en poco mas de 20 millones de euros".

Consulta aquí más noticias de Murcia.