Alonso afirma que "no se pueden considerar caros" los medicamentos innovadores que cronifican enfermedades graves

Dice que algunos de ellos "prometen resultados muy esperanzadores para patologías que ahora tienen un pronóstico muy difícil"
Alonso en la UIMP
Alonso en la UIMP
EUROPA PRESS

El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha defendido que "no se pueden considerar caros" los medicamentos innovadores que cronifican enfermedades graves", como es el caso de la hepatitis C, el cáncer de ovario o el melanoma, que antes "no tenían solución", por lo que ha abogado por "encontrar fórmulas" para que éstos lleguen a los pacientes.

Alonso ha reivindicado que "si un medicamento cura, entonces no es un medicamento caro" y ha señalado que la labor del Gobierno es garantizar que los enfermos tengan acceso "a las medicinas cuando les curan".

Así lo ha manifestado este miércoles, en Santander, en declaraciones a los medios antes de participar en la inauguración de la 'Jornada de modelos innovadores de acceso a medicamentos', que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

El ministro también ha indicado que "cada vez que no compramos una medicina que no necesitamos, estamos haciendo también un ejercicio de solidaridad para poder financiar aquellos fármacos de los que depende la vida de muchas personas", ha sostenido.

En este sentido, ha comentado que "el Sistema Nacional de Salud (SNS) ha demostrado que es capaz de incorporar medicamentos innovadores que curan, como está siendo el caso de la hepatitis C, tratamientos que eran muy caros, pero hay fórmulas nuevas para poder hacer que eso llegue a decenas de miles de personas que encuentran una esperanza". "Esa tiene que ser una seña de identidad del SNS", ha apostillado.

Igualmente, ha apuntado que "hay una gran esperanza porque están apareciendo fármacos en el tratamiento el cáncer, también algunos medicamentos huérfanos para enfermedades raras que antes no existían que tienen una gran capacidad de cambiar el pronóstico de enfermedades muy graves que ahora no tienen solución, y ahora lo estamos viendo todo el rato".

Así, ha defendido que estos medicamentos están siendo incorporados al SNS, como "algunos muy innovadores" para el tratamiento del melanoma, el cáncer de ovario.

En este sentido, después en su intervención en las jornadas, ha incidido en que durante la presente legislatura se han incorporado 134 medicamentos innovadores a la cartera sanitaria, 32 en lo que va de 2015 y algunos de los cuales "prometen resultados muy esperanzadores para patologías que ahora tienen un pronóstico muy difícil". "Lo hemos conseguido hacer", ha añadido.

Igualmente, preguntado por la prensa por la propuesta del colectivo farmacéutico de poner vacunas para facilitar la eliminación de la presión asistencial en el SNS, Alonso ha defendido que "los pediatras son los que ponen las vacunas en la asistencia primaria y no tenemos previstos cambios en ese sentido".

"La colaboración de los farmacéuticos es indispensable. Vamos a abrir posibilidades para que algunas vacunas que no se vendían en farmacia, como la del meningococo B, puedan volver a las farmacias, pero siempre bajo prescripción de los médicos, bajo indicación de los pediatras y bajo el control de la Sanidad Pública. Creo que eso da más garantías", ha manifestado.

La "oportunidad" de la hepatitis c

En su intervención inaugural en estas jornadas, integradas en la Cátedra Extraordinaria UIMP-MSD Salud, Crecimiento y Sostenibilidad, se ha referido a la "oportunidad" de la crisis de la hepatitis C es un ejemplo de "cómo encontrar soluciones con medicamentos que han aparecido y que van a seguir apareciendo" contra esta enfermedad.

"Se tuvo la consideración política de que no era un problema, sino una posibilidad para que en unas pocas semanas una persona que ha vivido hasta décadas con la enfermedad, con una pérdida de la calidad de vida por los ataques de la hepatitis, aparece un medicamento que elimina la enfermedad", ha manifestado Alonso.

Sobre la reacción del Gobierno ante esta enfermedad, Alonso ha explicado que la "dificultad" que tuvo el Ejecutivo es que "no teníamos los datos de lo que estaba pasando, no se sabía cuántos pacientes había, sólo había una estimación" aportada por las comunidades autónomas, que era de "unos 100.000 pacientes, 52.000 de los cuales "tenían un nivel de cirrosis significativo".

En cuanto al coste de los fármacos, ha concretado que era de 68.500 euros por paciente. "Barato, lo que viene siendo barato, no era", ha remarcado, al tiempo que ha recordado que en 2014 el Gobierno "había invertido 150 millones de euros para la hepatitis C antes de la aparición de estos medicamentos innovadores" y que, para hacer frente al coste de los mismos, el Ministerio de Hacienda destinó una partida de 727 millones de euros "con un pago a diez años", lo que ha considerado "una buena fórmula de financiación".

No obstante, ha reconocido que "no hay herramientas en el sistema para prever un modelo a largo plazo para saber su impacto económico" y que al actual equipo de Sanidad le pareció que el sistema seguido previamente "no había sido satisfactorio" porque "no había consenso y la herramienta de la que nos habíamos dotado era insuficiente". Pero al final, ha añadido el ministro de Sanidad, "el plan estratégico llevado a cabo era muy bueno".

"Ojalá mañana alguien encuentre algo para la diabetes. Son millones de personas afectadas, pero qué ocasión, qué gozada que la gente pueda mejorar su calidad de vida", ha deseado, al tiempo que ha defendido que la reforma del copago ha permitido "un uso más eficiente de los medicamentos y que podamos tener esos ahorros".

En este sentido, ha defendido tomar medidas para impedir que haya botiquines en casa "porque cada vez que no se adquiere un medicamento que no se necesita, al final se traduce en miles y miles de millones (de ahorro) para el sistema y al final es una labor solidaria".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento