Cristina Herrera anuncia que se pondrá una especial atención al derrame de líquido durante el transporte del tomate

La delegada del Gobierno en Extremadura, Cristina Herrera, ha anunciado que, con el objetivo de evitar accidentes de tráfico, se pondrá una especial atención al derrame de líquido durante el transporte del tomate, cuya campaña se inicia a finales de julio y durará hasta mediados de septiembre.
Tomates
Tomates
CARM

La delegada del Gobierno en Extremadura, Cristina Herrera, ha anunciado que, con el objetivo de evitar accidentes de tráfico, se pondrá una especial atención al derrame de líquido durante el transporte del tomate, cuya campaña se inicia a finales de julio y durará hasta mediados de septiembre.

Así lo ha señalado tras asistir en Badajoz a la reunión de 'Seguridad vial en el transporte del tomate' a la que han acudido personal de la Delegación del Gobierno, de Demarcación de Carreteras del Estado, de la Dirección General de Tráfico, de la Guardia Civil o del Gobierno de Extremadura, así como representantes de las distintas asociaciones y empresas.

Para Herrera, los principales problemas que se deben evitar durante el transporte de este producto son el exceso de carga en las tolvas y la pérdida de líquido, puesto que esta última circunstancia provocó "numerosos" accidentes en temporadas anteriores.

Así, ha puntualizado que la infracción mayoritaria durante el año pasado fue el vertido de líquido con 114 denuncias, seguida de las irregularidades en los neumáticos con 80, y que dado que ambas "han provocado muchos accidentes en campañas anteriores" se va a poner un "especial cuidado" a la hora de revisar los vehículos para que "no cometan ninguna irregularidad".

De este modo, y con la finalidad de evitar el derrame se revisarán con asiduidad las cubetas, lonas y redes durante los dos meses en los que se prolongará esta campaña que dará comienzo a finales de julio, ha apuntado.

Responsabilidad del vertido

En su intervención en una comparecencia posterior a esta reunión, Cristina Herrera ha puntualizado que la responsabilidad de cualquier vertido es imputable en última instancia al transportista, por lo que al recibir la mercancía se pondrá en conocimiento del productor la responsabilidad en la que incurre el transportista, con la finalidad de que adopte las medidas necesarias o el productor o el empresario o cooperativa a la que irá destinado el producto.

En el caso de que haya un "riesgo patente de derrame de líquido y no sea posible adoptar medidas que lo eviten", ha dicho, la Guardia Civil inmovilizará la mercancía y si el riesgo "no es excesivo" le acompañará al destino para que la cubeta correspondiente se inmovilice hasta su reparación.

En este sentido, ha aclarado que la Benemérita parará un camión cuando vaya "soltando" líquido y que, aprovechando dicha parada, se revisarán también otros aspectos como los neumáticos o las horas de conducción, pero que "no es que vayan a por ellos".

Sobre este asunto, el capitán jefe del subsector de Tráfico de Badajoz, Francisco J. Fernández Carrasco, que ha estado presente en la rueda de prensa junto con los jefes provinciales de Tráfico en Badajoz, Ignacio Martínez, y en Cáceres, Cristina Redondo, ha informado que la sanción por vertido de la carga es de 80 euros, que asciende a 200 euros y la retirada de cuatro puntos del carnet de conducir si hay "peligro real" o el "peligro es muy fuerte". En el caso de neumáticos en mal estado también es de 200 euros.

Fernández Carrasco ha añadido asimismo que no le consta que se hayan producido accidentes derivados por el derrame de líquido en Extremadura por la "pronta respuesta de Conservación en Carreteras" que "cada muy poquitos días limpiaba y quitaba" el posible vertido de las vías.

Riesgo para la seguridad vial

De igual modo, Cristina Herrera ha señalado que, durante el periodo en el que se prolonga esta campaña, se producen muchos desplazamientos de camiones y remolques desde las zonas de producción a las fábricas y zonas de transformación, por lo que éstos conllevan "siempre un determinado riesgo para la seguridad vial", razón por la cual se implantan medidas para conseguir mejores resultados en materia de seguridad y siniestrabilidad.

En concreto, la mayor parte de las empresas transformadoras (tomateras) se encuentran en las Vegas del Guadiana (zona de Badajoz capital y Don Benito-Villanueva de la Serena), por lo que el tráfico de los camiones cargados con tomate tiene una especial incidencia sobre el tráfico y las vías de la provincia pacense.

En este mismo sentido, ha trasladado también que en los 50 días que duró la campaña el pasado año se registraron 100.000 transportes a razón de unos 2.000 al día y se recogieron dos millones de toneladas de tomate, una cantidad "bastante superior" a la del año 2013.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento