El sindicato ESK del hospital de Cruces ha denunciado que durante la mañana de este lunes la Urgencia del hospital de Cruces se ha "vuelto a colapsar y se está trabajando con enfermos en los pasillos". "A las 14.30 horas había 10 pasillos en la zona de reconocimiento de la urgencia y con la evolución llena. Una situación que se viene repitiendo con mucha frecuencia", ha criticado.

Según ha indicado el sindicato, se trata de una situación "tercermundista e intolerable, ya que impide ofrecer a los enfermos una estancia digna y supone la pérdida de intimidad y confidencialidad del paciente".

Además, ha manifestado que "también supone que los trabajadores están sometidos a un aumento de las cargas de trabajo y a una fuerte presión psicológica por las condiciones del trabajo que soportan e inciden en el aumento del riesgo de errores".

La central sindical considera que, frente a la opinión de la gerencia, se trata de una situación que "se produce cíclicamente y no esta relacionada con situaciones de enfermedades infecciosas, ya que es un problema estructural motivado por el déficit de camas, que solo se entiende desde la decisión de recortar el gasto con el único objetivo del ahorro económico".

ESK ha denunciado la política "errática" seguida por las diferentes direcciones en lo referente a las camas. "Ésta política ha permitido que el avance que supuso hace unos años la apertura del bloque "A" con 54 camas, se haya esfumado actualmente con la decisión del cierre de camas de las plantas 8 y 10 para atender consultas y de las habitaciones para despachos médicos en varias unidades, etc", ha criticado.

Los sindicatos entienden que las medidas adoptadas por la Dirección del centro en lo que se refiere a la agilización de altas médicas y las derivaciones a otros centros, es "insuficiente", por lo que exigen a la dirección del hospital que tome medidas a nivel organizativo y de coordinación para reconducir esta situación.

Por todo ello, han pedido a la gerencia que desde el Departamento de Planificación de Osakidetza se adopten las medidas necesarias para "canalizar de forma adecuada la afluencia de pacientes a las diferentes Urgencias de Bizkaia de forma equilibrada", así como que se facilite al Hospital de Cruces la cobertura de camas desde otros hospitales de la red actualmente disponibles.

También reclaman que se refuerce la plantilla de la Urgencia, tanto personal sanitario como celadores, para "garantizar unas cargas de trabajo adecuadas que permitan ofrecer una atención de calidad y un trato digno al enfermo".

Otra propuesta es que se reconsidere la decisión de "cerrar 1.000 camas en toda la red publica vasca con motivo del periodo estival, ya que este cierre será el motivo de nuevas saturaciones de las Urgencias hospitalarias durante el verano".

"Estos hechos, por desgracia nada puntuales y por contra muy habituales en este centro, son la otra cara de Osakidetza y dicen muy poco a favor de la calidad de la asistencia sanitaria que tan a diario se pregona en términos de óptima desde la Consejería de Sanidad", ha concluido ESK.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.