El Departamento de Seguridad del Gobierno vasco mantiene para este martes y miércoles la alerta naranja por altas temperaturas dado que se espera que podrían llegar a alcanzar los 40 grados.

Según la Agencia Vasca de Meteorología, Euskalmet, durante los próximos días se espera la llegada de una masa de aire extremadamente cálida procedente del norte de África.

La jornada más calurosa corresponderá a mañana martes, 30 de junio, con máximas que pueden alcanzar, e incluso superar en algunos puntos, los 40 grados. Las mínimas durante las próximas tres jornadas serán también altas, situándose entre los 15 y los 20 grados.

Los pronósticos de Euskalmet indican que durante la jornada de hoy lunes, día 29, las máximas en el interior se acercarán a los 35 grados, mientras que con el predominio de las brisas las máximas serán muy agradables en el litoral, de manera que oscilarán entre los 25 y los 30 grados.

El martes, día 30, con flujo de componente sur sobre todo durante la primera mitad del día, las máximas se situarán entre los 35 y los 40 grados en toda la Comunidad Autónoma Vasca.

El miércoles, día 1 de julio, podría predominar la componente sur durante gran parte del día en el interior, por lo que se alcanzarían máximas extremas de nuevo, aunque probablemente algo más bajas que las del día anterior, con valores que podrían rondar los 32-35 grados en el litoral y los 35-39 grados en el interior.

En cualquier caso, durante la tarde de mañana martes, las condiciones son favorables para que entre la componente norte en el litoral y no se descarta, incluso, que se produzca una situación de galerna, lo que haría descender la temperatura de forma acusada en la costa durante la tarde-noche.

En opinión de Euskalmet, lo más probable es que durante el jueves, día 2, las temperaturas desciendan al retirarse el aire cálido hacia el este y entrar la componente norte, si bien para el viernes, día 3, y sábado, día 4, las temperaturas podrían volver a subir a valores relativamente altos. En cuanto a las temperaturas mínimas también se espera que puedan ser altas durante la semana, con valores en general entre los 15 y 20 grados.

Recomendaciones ante el calor

Como consecuencia de las altas temperaturas que afectarán a Euskadi, el Departamento de Salud del Gobierno vasco recomienda a la población beber más líquidos, preferentemente agua, sin esperar a tener sed y evitar bebidas que contienen cafeína, alcohol o demasiado azúcar.

En cuanto a la alimentación aconseja hacer comidas ligeras como ensaladas, gazpacho, verduras o frutas. Además, sugiere cerrar las ventanas y bajar las persianas sobre las que dé el sol y aprovechar los momentos de menos calor para ventilar y refrescar la casa.

También recomienda el uso de ropa apropiada como de colores claros, ligera y holgada y el calzado cómodo y fresco. Refrescarse al notar mucho calor con duchas o baños fríos y protegerse del sol durante las horas de más calor procurando no salir a la calle si no es necesario, o de lo contrario con la cabeza cubierta y gafas de sol y buscando la sombra.

El Departamento de Salud invita, además, a no hacer actividad física intensa y prolongada en las horas de más calor. Tampoco se debe dejar nunca a alguien en un vehículo estacionado y cerrado aunque esté a la sombra.

Cuidar de las personas más frágiles también es importante. Se debe prestar especial atención a bebés y niños pequeños, mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación como, por ejemplo, las enfermedades cardíacas.

Las personas ancianas, sobre todo las que viven solas o son dependientes, pueden tener dificultades en adoptar medidas protectoras, por lo que deberían ser visitados, al menos, una vez al día por un miembro de la familia, amigo, vecino y, en su caso, solicitar la colaboración de los servicios sociales.

Otro dato importante es mantener las medicinas en lugar fresco puesto que el calor puede alterar su composición y su efecto.

Medidas en caso de golpe de calor

Los efectos negativos de las altas temperaturas se pueden manifestar en forma de mareos, debilidad, fatiga, náuseas, o incluso el desmayo. La insolación también esta asociada a las altas temperaturas, y cursa con piel enrojecida, caliente y seca, pulso rápido o dolor intenso de cabeza. En estos casos, se recomienda mantener a la persona en sitio fresco, con la cabeza cubierta, colocarle en las axilas compresas mojadas y frías y darle de beber agua con sal y bicarbonato.

Grupos de riesgo

Las consecuencias del aumento de la temperatura tienen una especial incidencia en niños, personas menores de cuatro años y, en especial, lactantes; personas mayores por encima de 65 años y en especial, mayores de 80; enfermos crónicos con distintas patologías como cardiovascular, respiratoria, diabetes, insuficiencia renal crónica, demencias, obesidad severa; y con ciertos tratamientos médicos como diuréticos, neurolépticos, anticolinérgicos y tranquilizantes.

También deben extremar la precaución aquellas personas que realizan actividades intensas al aire libre, tanto laborales como de ocio, y personas en situación de marginación social.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.