La Guardia Civil refuerza su presencia en el Pirineo este verano, con 65 agentes y dos helicópteros con base en Huesca y Panticosa, debido al aumento de la práctica deportiva de montaña y, consecuentemente, del número de accidentes.

Los fines de semana en época estival son los momentos en los que la montaña recibe a un mayor número de personas dispuestas a practicar alguna actividad al aire libre, sobre todo barrancos cuyo caudal aumenta debido al deshielo y ofrecen muchas posibilidades, así como senderismo. El barranquismo es una de las actividades más practicadas en verano, principalmente en la Sierra de Guara.

El teniente de la Guardia Civil, Darío Álvarez de la Cal, ha recordado la conveniencia de realizar esta actividad con guía de montaña. "En verano está muy de moda hacer barrancos, pero hay que tener mucho cuidado porque su caudal puede variar en un momento" por causas como "una tormenta muy alta que nosotros no vemos, por eso es tan importante llevar un guía que lo conozca bien".

Álvarez de la Cal ha dicho que a pesar de que "la gente cada vez va a la montaña mejor equipada", se siguen cometiendo imprudencias, principalmente en la planificación de la actividad y en el material que se lleva. "Hay que tener muy claro que la actividad comienza en el momento en el que la planificamos".

No confiarse, planificar la actividad, comprobar la meteorología, llevar ropa de abrigo, gafas y móvil y avisar de a dónde se va y qué actividad se va a realizar son algunas de las recomendaciones que propone la Guardia Civil.

Consulta aquí más noticias de Huesca.