El fiscal superior de Galicia, Fernando Suanzes, ha abogado por "delimitar" y regular "mejor" la difusión de sumarios de los procedimientos judiciales, al tiempo que considera necesario aclarar "qué es lo que se puede y lo que no se puede dar" aunque se haya levantado el secreto.

"Entendemos que no todo puede darse. El hecho de que no esté declarado el secreto de sumario no significa que esté todo visible para el ciudadano. Los cauces exigen un cierto respeto", ha asegurado durante su participación este lunes en un desayuno informativo organizado por la Asociación de la Prensa de A Coruña (APC).

Suanzes ha abordado cuándo se debe proporcionar información a los medios de comunicación durante la fase de instrucción, asegurando que es necesario aclarar "qué es lo que se puede y lo que no se puede dar" cuando se levanta este secreto de sumario en un procedimiento judicial.

Así, aboga por esperar a la apertura del juicio oral, entonces "ya es perfectamente visible el escrito de acusación", para publicar los detalles. "La cuestión es delimitar", ha dicho Suanzes, que ha puesto como ejemplo el caso Asunta, "donde ya parece que hay una percepción de culpabilidad".

Durante su intervención, Suanzes ha abordado la importancia de la comunicación y, al respecto, espera "poner de acuerdo" a los fiscales gallegos para "fijar un criterio seguro" de qué información transmitir y cuándo.

Evitar información "distorsionada"

Asimismo, se ha mostrado partidario de que la Fiscalía proporcione información a los medios de comunicación en determinados casos en los que interviene para evitar que las partes implicadas en el proceso proporcionen una "información distorsionada".

"Quizá deberíamos avanzar más", ha apuntado Suanzes, que sabe que en muchos procesos son los abogados de las partes los que atienden a los medios de comunicación. A su juicio, la Fiscalía debe mantener "cierta reserva" en los procesos y conocer "hasta dónde puede transmitir", fijando "unos parámetros seguros".

IMPUTADOS

A preguntas de los periodistas, el fiscal superior ha aclarado lo que significa la condición de imputado y ha coincidido con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, cuando sostiene que esta calificación "es una situación formal". Añade, además, que si hay escrito de acusación adquiere "una condición de más intensidad, que es la de acusado".

Al hilo de esto, preguntado sobre si piensa que los imputados deben estar apartados de los cargos públicos, ha explicado que es una decisión que depende de "cada grupo profesional, cada entidad, cada partido que ha de regular eso de la manera que estime oportuna". "La Fiscalía no es un referente ético de la sociedad ni impone códigos éticos a nadie", dice.

A su juicio, está "muy bien" el criterio que se siguió en el caso del juez Baltasar Garzón, que no fue apartado de sus funciones "hasta la apertura del juicio oral". "Es una fase muy avanzada en la que tal vez se deben tomar medidas más restrictivas", ha comentado el fiscal superior quien, en cualquier caso, considera que es una competencia que corresponde a cada partido y en la que la Fiscalía "no debe entrar".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.