Agentes de la Guardia Civil han imputado a un conductor que circulaba bebido tras intentar arrollar a un agente en su intento de evadir un control de alcoholemia y que acabó volcando al entrar a excesiva velocidad en la localidad vallisoletana de Gatón de Campos, según informaron a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

La detención se produjo sobre las 13.30 horas del pasado día 26 de junio y fue practicada por efectivos del Destacamento de Tráfico de Medina de Rioseco, que imputaron al conductor delitos de atentado contra agentes de la autoridad, resistencia y desobediencia, conducción temeraria, quebrantamiento de condena y conducción bajo los efectos del alcohol.

El infractor circulaba minutos antes con un vehículo BMW 530 cuando se saltó un punto preventivo de alcoholemia y trató de atropellar a uno de los agentes. Tras realizar éstos un seguimiento a distancia, observaron cómo circulaba en sentido contrario en los cambios de rasante de la vía poniendo en grave peligro a varios ciclistas y vehículos que en ese momento circulaban por el lugar.

Finalmente, al entrar a gran velocidad en la localidad de Gatón de Campos, el conductor perdió el control y se salió de la vía en una curva, dando varias vueltas de campana.

Realizada la prueba de alcoholemia correspondiente, el detenido arrojó una tasa de 0,51 y 0,48 miligramos de alcohol por litro de aires espirado, pero además también dio positivo en cannabis.

Posteriormente, se comprobó que al conductor le consta una pérdida de vigencia del permiso de conducción por el Juzgado Penal de Burgos.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.