La Policía Nacional de Córdoba ha culminado una operación policial denominada 'Kansas' con la detención de un varón residente en Córdoba de 55 años y con la imputación de un joven de 18 años de edad y de Peñarroya-Pueblonuevo (Córdoba) por supuesta tenencia y distribución de material pornográfico.

Según ha informado la Policía Nacional, la operación tuvo su inicio al recibirse en la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT) varios escritos provenientes de autoridades norteamericanas dedicadas a la protección del menor, en los que alertaban de posibles descargas de archivos con contenido pedófilo realizadas al parecer desde dos puntos de la provincia.

Los agentes de la UIT comunicaron a los especialistas en la lucha contra la pornografía infantil en la capital los referidos escritos y, de inmediato, los investigadores comenzaron a realizar diversas gestiones, con el fin de constatar los hechos descritos y, en su caso, lograr la plena identificación de la persona o personas que pudieran estar realizando las referidas descargas.

Fruto de las investigaciones y tras varios meses de intensa búsqueda por las redes se logró determinar que las descargas de los archivos pedófilos se habían realizado, tanto desde Córdoba capital, como desde Peñarroya-Pueblonuevo, pudiendo igualmente identificar plenamente a sus presuntos autores.

Con los datos obtenidos, se procedió a solicitar a la autoridad judicial competente los oportunos mandamientos de entrada y registro de los domicilios identificados, procediendo los agentes a la exhaustiva inspección de la totalidad de los equipos informáticos hallados y de los 'smartphones' de los autores de las descargas.

5.000

Archivos pornográficos

Así, en el registro del domicilio de la capital los agentes pudieron comprobar desde un principio cómo el fondo de pantalla de uno de los ordenadores tenía la fotografía de una menor de edad desnuda. Durante el registro también se hallaron numerosos archivos fotográficos y de vídeo de pornografía infantil, alrededor de 5.000, y han sido incautados un ordenador portátil, un disco duro y un teléfono móvil, así como distintos soportes de memoria e imágenes pedófilas impresas en papel.

Por otro lado, durante el registro domiciliario de Peñarroya-Pueblonuevo, el joven autor de las descargas reconoció a los investigadores que había distribuido a través de una conocida red social fotografías pornográficas de menores, con el objeto de aumentar considerablemente el número de seguidores de su perfil. Se le ha intervenido un disco duro y un 'smartphone'.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.