El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha puesto en marcha un proyecto piloto para ampliar el Programa de Atención Psicológica a las Mujeres Menores de Edad Víctimas de Violencia de Género en Andalucía, un servicio que ofrece atención psicológica gratuita a víctimas de entre 14 y 17 años, además de información y orientación a las madres, padres o tutores de dichas mujeres para minimizar al máximo las consecuencias de la violencia de género y prevenir nuevas relaciones de pareja no igualitarias.

En una nota de prensa, la Junta indica que la atención, que se presta en las capitales de provincia, pretende ampliar su cobertura a zonas donde se ha detectado una mayor demanda y especiales dificultades de desplazamiento por parte de las usuarias, una ampliación que se aplicará de manera experimental en la Sierra de Cádiz.

El proyecto irá acompañado además de iniciativas de formación, sensibilización e implicación de sectores sociales, cuerpos de seguridad, centros educativos y sanitarios de la zona que actuarán como agentes de detección de la violencia de género en adolescentes. Así lo ha explicado este lunes la directora del IAM, Carmen Cuello, que ha asistido a las jornadas de presentación de la iniciativa.

Según ha detallado la directora, el proyecto piloto ha sido impulsado con el objetivo de mejorar "aún más" la eficacia del Programa de Atención Psicológica a las Mujeres Menores de Edad Víctimas de Violencia de Género en Andalucía, puesto en marcha en 2013 con el fin de dar respuesta a las necesidades detectadas por la Junta a lo largo de los últimos años, en los que se está "apreciando una constante presencia de la violencia de género en parejas jóvenes".

Así, ha recordado los datos del Consejo General del Poder Judicial, según los cuales los juzgados enjuiciaron en el primer trimestre de este año en España a 40 menores de edad por delitos de violencia de género, un 8,1 por ciento más que en el mismo período de 2014.

En este sentido, Cuello ha incidido en que los datos nacionales reflejan "un problema social patente en todo el mundo", donde, según la Organización Mundial de la Salud, el 29,4 por ciento de las chicas de entre 15 y 19 años ha sido maltratada por su compañero o excompañero sentimental.

"machismo que se perpetúa"

Cuello sostiene que esa violencia de género "tiene su origen en el machismo que se perpetúa en el mundo generación tras generación", al reproducirse a través de todos los ámbitos sociales, "desde el cine, la moda o los videojuegos hasta las religiones o el mercado laboral".

Para la directora del IAM, dicho sexismo tiene "una especial influencia en la época de la adolescencia, en la que se tienden a reproducir los modelos de comportamiento aprendidos".

En esta línea, ha recordado la investigación Detecta del IAM (2012), según la cual el 65 por ciento de la juventud andaluza ve la realidad de forma sexista, con opiniones como que "lo normal es que el hombre proteja a la mujer (más del 60%)", que "el amor lo resiste todo (más del 53%)" o que "los celos son una prueba de amor (52%)".

La directora del IAM ha destacado que la violencia de género tiene unas características y consecuencias "muy específicas en las víctimas adolescentes, agravadas por una edad especialmente vulnerable y por unas formas de comunicación, las redes sociales, que multiplican los efectos del maltrato".

Requieren de "una atención psicológica especial, necesidad que ha tenido como respuesta este programa" de la Junta, que "desde su puesta en marcha en plena crisis económica no ha dejado de reforzarse, demostrando el compromiso andaluz con la lucha contra la violencia de género".

El programa

Para desarrollar el programa, los centros provinciales del IAM y el Teléfono de la Mujer llevan los casos concretos de violencia de género detectados en mujeres menores a un equipo especializado de psicólogos de la Asociación de estudios Sociales por la Igualdad de la Mujer (Aesim), que además de atender a la víctima (previa autorización de sus tutores) y a su familia, deriva a la misma a la red de atención (sanitaria, social, jurídica, policial, etcétera) que se requiera.

Una vez derivada al equipo de terapeutas, la víctima recibe una sesión inicial de presentación y una serie de sesiones de terapia individual donde se abordan todos los aspectos relacionados con la violencia de género y sus manifestaciones, desde las más tempranas hasta las más severas.

Tras dichas consultas individuales, y en función del perfil de las menores atendidas, el programa desarrolla en cada provincia sesiones terapéuticas grupales donde se refuerzan los contenidos aprendidos y se genera una red de apoyo informal para las menores.

De forma paralela, las madres y los padres asisten a grupos terapéuticos de progenitores, donde mejoran la comprensión del problema y comparten estrategias y buenas prácticas para apoyar a sus hijas.

El programa ha atendido el pasado año a 94 adolescentes y a sus familias, lo que supone un 11,9 por ciento más que en el primer año de funcionamiento.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.