Vista de una clase
Imagen de archivo de una clase vacía. GTRES

Laura (nombre ficiticio) tiene 12 años según su DNI, pero mentalmente no pasa de  los ocho debido al retraso mental que sufre desde su nacimiento. Durante meses estuvo sufriendo abusos sexuales constantes (felaciones, tocamientos vaginales...), por parte de un compañero de clase mayor que ella (14 años), en el colegio Sagrado Corazón de Chamartín (Madrid), tal y como adelantó este lunes el diario El Mundo.

"Podría haber más casos, pero nosotros solo nos hemos centrado en esta denuncia, aunque según una amiga de la joven el chico hacía cosas parecidas con otras alumnas. En principio los padres no querían que saliera a la luz pública, pero todo cambió cuando la dirección del centro dejó caer que Laura 'no se negó', y que a lo mejor había que trabajar con ella en eso", asegura José Luis Vegas abogado de la familia.

Vegas también ha confirmado a 20minutos que próximamente denunciará al centro por responsabilidad 'in vigilando', ya que los abusos se cometieron en pleno aula, en horario lectivo, cuando un profesor se ausentó un momento de clase de plástica para hablar con el director del centro escolar. También denunciará a los padres del menor por responsabilidad 'in educando'.

Los abusos se cometieron en pleno aula, en horario lectivo, cuando un profesor se ausentó un momento de clase de plástica

El Sagrado Corazón es un colegio concertado y religioso con un numeroso grupo alumnos con discapacidades físicas o psíquicas. De momento se ignora si el presunto acusador también sufría algún tipo de retraso mental, pero al parecer sí requiere de "necesidades educativas especiales".

Todo comenzó en enero, cuando la madre de la víctima empezó a observar un comportamiento extraño en su hija (se arrancaba el pelo, se pintaba las piernas, manos y brazos con típex y bolígrafo, además de comer muy poco y carecer de apetito, estar ausente, despistada y demostrar cierta tristeza, según consta en la misma denuncia). Entonces decidió hacerse pasar por su hija en un chat de WhatsApp y comenzó a hablar con una amiga.

"No sé tía por qué te dejas", le dijo la amiga de la niña. "Tan mal te parece?", le respondió la madre. "Pues sí". "¿Por qué?". "Porque pierdes la virginidad".

La amiga acabó reconociendo los hechos, al igual que el presunto abusador, que ha sido llamado a declarar ante el Servicio de Atención a la Familia.Los rectores del centro se han negado a realizar cualquier tipo de declaración ante los medios de comunicación. De momento, lo único que han hecho ha sido apartar del curso al menor, pero no le han expulsado del colegio.

"Cuando entraba un profesor no paraba"

La madre también habló con la menor, que finalmente confesó, avergonzada, que el abusador le obligaba a realizarle felaciones porque si no luego se enfadaba "y no volvía a hablarle". Según consta en la denuncia "él le tocaba la zona vaginal por debajo de la ropa interior, se lo hacía a muchas más niñas y cuando entraba un profesor no paraba".

Hasta el momento han declarado ante la Policía el director del centro, la coordinadora de Orientación, la amiga de la joven que desveló los abusos y el acusado que, al tener 14 años, podría achacársele cierta responsabilidad penal.

Fuentes de la Consejería de Educación han detallado que la Inspección Educativa ha abierto una investigación al respecto.

Consulta aquí más noticias de Madrid.