El Ibex-35 ha cerrado la sesión este lunes con un desplome del 4,56% y la pérdida de los 10.900 puntos arrastrado por la crisis de Grecia. Es la mayor caída desde agosto de 2012.

En línea con el parqué nacional, el resto de mercados europeos también han cerrado con importantes pérdidas, sobre todo, los de los países periféricos, ya que Portugal y Milán han perdido más de un 5%; mientras que París y Fráncfort pierden más de un 3% y Londres casi un 2%. La Bolsa de Atenas permanece cerrada por decisión del Ejecutivo griego.

Las tensiones que provoca Grecia en el mercado han llevado al Ibex-35 a dejarse 518,40 puntos, el 4,56%, hasta los 10.853,90 puntos, con lo que a un día de cerrar el mes pierde más del 3%.

El empeoramiento del mercado de deuda ha afectado sobre todo a la banca nacional, que ha sido el sector que más ha arrastrado al Ibex-35 en la sesión, en la que todos los grandes valores han terminado con abultadas pérdidas: Santander se ha hundido el 6,70%; BBVA, el 6,02%; Repsol, el 4,23%; Inditex, el 4,20%; Iberdrola, el 3,87% y Telefónica el 3,86%.

La prima de riesgo española ha sumado en la sesión de este lunes 37 puntos básicos, hasta cerrar en 155, ante el miedo a que Grecia, tras romper las negociaciones con sus acreedores, no pueda hacer frente a sus pagos y salga del euro. Este hecho ha provocado que el rendimiento del bono nacional a diez años haya repuntado con fuerza hasta el 2,347 %, desde el 2,11 % en el que cerró el pasado viernes. El bono alemán, considerado el valor refugio en Europa, ha caído hasta el 0,796%, desde el 0,922% del pasado viernes, lo que ha contribuido al alza de la prima de riesgo española.