Ada Colau
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante una reunión. BEGOÑA FUENTES / ACN

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se ha reunido con el presidente de CaixaBank, Isidre Fainé, para debatir sobre desahucios y vivienda social, en un encuentro que tanto la líder de BComú como la entidad bancaria han calificado como de "absoluta cordialidad" y colaboración.

Fainé se opone a regular la dación en pago pero defiende abordar caso por casoSegún ha explicado Colau en un apunte en su blog, titulado Reunirse (como alcaldesa) con un banquero, la reunión tuvo lugar el viernes en el Ayuntamiento y también acudieron el primer teniente de alcalde y responsable del área económica, Gerardo Pisarello, y el responsable de la Obra Social de CaixaBank, Jaume Giró.

"Será porque a esta reunión fui como alcaldesa de Barcelona. Será porque el Ayuntamiento tiene cuentas y convenios varios con La Caixa. El caso es que las dos palabras que mejor resumen la reunión son 'absoluta cordialidad', o también máxima colaboración", asegura.

Colau expuso a Fainé la necesidad de que las ejecuciones hipotecarias no lleguen a iniciarse, si bien reconoció que CaixaBank es "de las (entidades) que ofrece más facilidades a la hora de permitir una dación en pago y un alquiler social". En esta línea, según explica la alcaldesa en su blog, hablaron de revisar protocolos y Fainé "se comprometió a enviar a su vicepresidente para asistir a la próxima sesión de la Comisión de prevención de desahucios, convocada para este próximo martes".

Asimismo conversaron sobre la necesidad de seguir hablando respecto a la cuestión de la dación en pago, un punto sobre el que se mostraron con visiones divergentes, ya que, según la alcaldesa, Fainé se mostró a favor de ofrecer soluciones caso por caso, mientras que ella defiende la posición de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, favorable a una revisión global. 

El lunes se reunirá con representantes de Bankia y el miércoles con BlackstoneComo anécdotas, ha explicado que se encontraron en el despacho principal de la Alcaldía, bebieron café y agua, intercambiaron los números de teléfono y Fainé le recomendó la lectura de La revolución de la ternura, del papa Francisco.

Además, ha señalado como "lo más desconcertante de todo" que antes de comenzar la reunión Fainé preguntara a Pisarello —de origen argentino— si sabía hablar catalán. Fuentes de CaixaBank atribuyen la pregunta a "una mera cortesía para saber en qué idioma prefería que se dirigiera a él".

La entidad también ha apuntado que la reunión se desarrolló "en un clima de franqueza, proximidad y máximo espíritu de colaboración" y que, en la misma, Fainé señaló que la dación en pago "conviene valorarla caso a caso y no como una práctica general para evitar que su aplicación desincentive el crédito".

Tras este encuentro, Colau ha avanzado que este lunes se reunirá con representantes de Bankia y el miércoles con Anticipa-Blackstone, fondo que adquirió una cartera hipotecaria a CatalunyaCaixa, unos encuentros que el Ayuntamiento considera una primera ronda de contactos.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.