El Ayuntamiento de Valladolid iza por vez primera en su historia la bandera arcoiris

Cerca de 300 personas se han dado cita en un acto del que en un futuro Puente espera sacar rentabilidad económica para la ciudad
El alcalde (derecha), junto a Marina Sáenz (izda) e Ignacio Paredero (centro).
El alcalde (derecha), junto a Marina Sáenz (izda) e Ignacio Paredero (centro).
EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Valladolid ha izado esta tarde, por vez primera en su historia, la bandera arcoiris con motivo del II Orgullo LGTB+ de Castilla y León, lo que ha sido considerado por la corporación, con el alcalde socialista a la cabeza, Óscar Puente, y por representantes del colectivo como un "gesto simbólico" en la defensa del derecho a la diversidad de género.

La bandera arcoiris ha sido izada a las 20.00 horas por el alcalde y responsables de la Federación Castellana y Leonesa de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (Fecylgtb+) y la Fundación Triángulo, Ignacio Paredero y Marina Sáenz, respectivamente, en medio de una atronadora ovación de los varios cientos de personas que a esa hora se concentraban ante las puertas del Consistorio con distintas pancartas alusivas a su lucha.

El acto, precedido de una manifestación por el centro de la ciudad protagonizada por otro centenar de personas, secundando así la convocatoria de la Plataforma de Apoyo al Colectivo LGTB+ Valladolid y Transfeminalia, suponía el pistoletazo de salida de las distintas actividades organizadas para conmemorar el II Orgullo LGTB+ de Castilla y León, cuya celebración se prolongará hasta el próximo día 3 de julio.

El alcalde, Óscar Puente, tras recordar que la corporación acaba de aterrizar en el Ayuntamiento, ha avanzado que estudia ya la posibilidad de dar a esta fiesta un sentido "más lúdico" para que repercuta incluso económicamente en beneficio de la ciudad.

"Para el año que viene me gustaría que fuera un acto más festivo, ya se nos ocurrirá algo porque vemos que puede tener mucho tirón", ha destacado el socialista, quien, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha dejado caer la posibilidad de darle un mayor realce desde el Ayuntamiento, a semejanza de lo que ocurre en otras ciudades de España, Europa y el Mundo, a fin de obtener una mayor rentabilidad económica.

Con independencia de los planes para años venideros, el alcalde ha calificado el izado de bandera como "un paso fundamental en la defensa de la igualdad y el derecho del ser humano a ser feliz sin hacer daño a nadie y a disfrutar de su propia identidad. Es un gesto simbólico que abre la puerta a que otras instituciones, como ya ha hecho la Diputación Provincial, sigan esta misma senda que ya no tiene retorno".

En la misma línea, el secretario del PSCyL, Luis Tudanca, presente también en el balcón consistorial, ha felicitado al alcalde y la corporación por "demostrar que las cosas están cambiando a mejor" y por contribuir a hacer de Valladolid una "ciudad más libre y abierta a todos los vallisoletanos, con independencia de sus creencias, ideas políticas y su genero e identidad sexual", al tiempo que ha tenido un recuerdo para todos aquellos activistas que con su lucha han hecho posible este logro.

También el nuevo concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, se ha sumado al sentimiento de "alegría" de una fecha simbólica por lo que ésta representa no sólo para el colectivo LGTB+ sino también para el propio Ayuntamiento, "ya que su presencia en él supone normalizar las relaciones de la institución con todos los colectivos de la ciudad".

Reclaman una ley lgtb+

Pero los más satisfechos del nuevo paso dado por el Consistorio eran Ignacio Paredero y Marina Sáenz, representantes de la Fecylgtb+ y Fundación Triángulo, respectivamente, quienes, sin embargo, han hecho un llamamiento para que no se quede precisamente en un mero gesto y dé paso a la adopción de políticas concretas, sobre todo en una Comunidad como Castilla y León, tal como ha incidido el primero, "donde la discriminación es muy dura" y en la que se necesita la aprobación en las Cortes de una Ley de Igualdad Social LGTB+.

Y es que los colectivos LGTB+ recuerdan que "no es una cuestión de partido, sino de Derechos Humanos" y que comunidades como Extremadura cuentan ya con una norma similar con un gobierno del PP, al tiempo que reclaman planes para combatir el acoso escolar y la discriminación de menores transexuales.

"Queremos cambiar esta sociedad para que todos los ciudadanos de Castilla y León sientan como seña de identidad el orgullo por la diversidad y para acabar con más de veinte años en los que hemos sufrido ninguneos e ignorancia", ha concluido Marina Sáenz.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento